Política

El puerto es tierra de nadie

El diputado socialista Carlos Nivio, presentó una solicitud de informes con referencia al Puerto Mar del Plata, las estimaciones, planes y acciones proyectadas para su modernización en las próximas décadas, destinadas a responder a la demanda esperable de operaciones relacionadas con el objeto de la terminal marítima.

El extenso pedido de informes presentado por Nivio, indaga en materia de espacios, infraestructura, equipamiento y servicios del Puerto Mar del Plata, como consecuencia del desarrollo de la región a la que sirve.

Así, se piden especificaciones sobre todas y cada una de las actividades que se desarrollan en el área (portuarias y no portuarias), todo tipo de flota y establecimientos industriales, situaciones como las del Astillero Contessi o el INIDEP, enlaces ferroviarios con el puerto, sedimentos en su boca de acceso, Reserva Natural, “manzana del los circos”, no funcionamiento de los elevadores de granos, así como de proyectos previstos, consultándose además si se prevé la implementación de un plan estratégico para el desarrollo integral puerto.

Se indagan éstos y otros temas, para saber cuál es el destino que las autoridades tienen previsto para el Puerto Mar del Plata, ya que por las decisiones -y omisiones- adoptadas durante los últimos años, se puede arribar a conclusiones preocupantes, al menos si se  cree que esta estación marítima debe cumplir un rol trascendental para el desarrollo de la región pampeana a la que sirve.

Avalan estas preocupaciones proyectos que el Consorcio Portuario Regional ha admitido -y en muchos casos hasta promovido-, tales como el plan de construcción de un complejo de “boliches bailables” y pubs en la escollera norte restando espacio para la futura Terminal de Cruceros y provocando situaciones conflictivas con las actividades científicas, militares y de amarre, alistamiento y servicios para las embarcaciones que allí atracan.

También el permiso de construcción de instalaciones deportivas que no sólo no se condicen con los usos y necesidades de una estación marítima, así como el complejo gastronómico, comercial y hasta cultural en el ingreso a todas las instalaciones portuarias y el intento de iniciativas privadas para hoteles y centros comerciales.

El reclamo de regularización de tenencia del predio del Astillero Federico Contessi; el no funcionamiento de la Terminal de Granos para convertir el área en un centro recreativo turístico –versiones nunca confirmadas pero tampoco desmentidas-, sacando provecho de las tierras fiscales en beneficio de la especulación inmobiliaria convirtiendo al predio en otro Puerto Madero.

Ante estos ejemplos –que son solo algunos- pareciera que el Puerto está siendo lenta y progresivamente asfixiado, por los usos no portuarios que se van autorizando.

El Puerto Mar del Plata es uno de los únicos tres con que cuenta el país sobre el litoral atlántico bonaerense. Por sus características geomorfológicas, la costa marítima de la Provincia no posee puertos naturales, resultando problemática la construcción de estas grandes obras de ingeniería, que demandarían elevadísimos costos para su materialización y su operatividad, implicando también compromiso medioambiental.

El criterio de estación marítima multipropósito y polifuncional con que fue creado este puerto, implicaba la responsabilidad de ir creando las condiciones para el desarrollo futuro del país y sus regiones.

Últimamente parece ocurrir todo lo contrario. En este sentido cabe preguntarse si lo que viene ocurriendo con el Puerto Mar del Plata es simplemente una cuestión de falta de visión prospectiva de las autoridades responsables, de inoperancia o desconocimiento técnico de los funcionarios respecto a las cuestiones a su cargo; o estamos en presencia de acciones que no son casuales ni desvinculadas, sino que responden a un plan o una política general que se está llevando a cabo progresivamente.

Lo cierto es que cada vez son más los sectores fiscales cedidos para emprendimientos privados no portuarios, y no se advierten actitudes de las autoridades competentes que nos lleven a pensar en que, a mediano plazo, vamos a contar con una estación marítima dotada de la infraestructura y el equipamiento requerido en este siglo XXI para el importantísimo rol que cumplen actualmente los puertos en el mundo. El pedido de informes presentado pretende aclarar estas cuestiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*