Opinión

El dolor de no ser

A realizarse en la ciudad de Florida, República Oriental del Uruguay, los días 23, 24 y 25 próximos en concordancia con los actos por el doscientos aniversario de la Declaración de la Independencia del país hermano, reuniones en las que se encontrará presente una importante delegación de nuestro sindicato, junto a otras agrupaciones de similares o iguales objetivos de otros distritos argentinos.

Ya la organización nos ha adelantado la participación de organizaciones representativas de sindicatos policiales y penitenciarias de países vecinos del área e incluso de México y Estado Unidos de América.

Por supuesto que los argentinos concurrimos con el entusiasmo propio de quienes se han empeñado en una difícil lucha que a través de los años si bien no ha arrojado resultados especialmente concretos ha servido para hacer conocer esta verdadera necesidad de ciudadanos-trabajadores argentinos prácticamente a toda nuestra sociedad a través de una difusión constante y esmerada, orgullosos también de haber dado, a través de APROPOBA, EL PRIMER PASO PARA LA CONSTITUCIÓN DE UNA CONFEDERACIÓN LATINOAMERICANA cuyas bases se redactaron en el III Congreso de la FASIPP realizado en Mar del Plata el año anterior.

Sin embargo a pesar de nuestra mejor buena voluntad y predisposición, no puede dejar de tendernos un manto de profunda tristeza y dolor el tener que reconocer frente a las delegaciones de otros países, que en el nuestro, en aquel del cual nos sentimos orgullosos de pertenecer y reconocernos como ARGENTINOS, los trabajadores policiales y penitenciarios a pesar de gozar en la teoría de todos los derechos establecidos por nuestra Constitución Nacional, nuestro gobierno se niega sin razón legal alguna a reconocernos en nuestra calidad de ciudadanos, impidiendo de tal forma el ejercicio del humano y constitucional derecho a sindicalizarnos en defensa de nuestros intereses profesionales como ocurre en todo el mundo civilizado, salvo en aquellos país donde gobiernos dictatoriales actúan en contrario a derecho.

Ya lo menciona el Concejo Europeo de Sindicatos de Policías: “Una concepción arcaica de la función policial, anclada en el pasado y proveniente de regímenes autoritarios, permite reproducir el estancamiento en el proceso de atribución de los policías de los derechos y libertades propias de todos los ciudadanos de los Estados democráticos” “Solamente aquellos que consideran al policía como la manifestación del poder ante el ciudadano y no como el poder del ciudadano, pueden juzgar al sindicalismo policial como un elemento negativo o perturbador”

Incluso tendremos también que soportar la pena de exponer ante estrados internacionales esta amarga realidad argentina que para nada condice con los ideales de los formadores de nuestra nacionalidad y posteriores redactores de nuestra carta magna que no pusieron limitación sectorial alguna para el ejercicio de los derechos ciudadanos, tanto de clase, religión, nacionalidad, trabajo dejando de lado también cualquier otra forma de discriminación.

Por otra parte nos dejar el dolor de tener que admitir ante esos auditorios que pese a los orígenes libertarios de nuestra concepción argentina, ni los gobiernos, ni en general la clase política argentina, salvo muy raras excepciones, ha puesto entusiasmo alguno en que la gran parte ciudadana que conforman nuestros trabajadores, en la práctica puedan ejercer incluso el derecho al voto en la elección de autoridades nacionales, provinciales, e incluso municipales negándoles a través del actual Código Electoral la posibilidad de votar a quienes no se encuentren durante la jornada de votación prestando servicio en la misma mesa donde se encuentran inscriptos, lo que como todos sabemos resulta a todas luces más difícil que sacar el primer premio de la lotería.

Nuestra participación en Uruguay está asegurada, tenemos el apoyo de las entidades de los países vecinos reconocidas por sus respectivos gobiernos, afrontaremos nuestra realidad de ciudadanos de segunda de un país que siempre se ha enorgullecido de haber asegurado la libertad de medio continente, de ser pionero en la abolición de la esclavitud y el reconocimiento de muchos otros derechos ciudadanos adelantándose en el concierto de las naciones, pero que en la actualidad adolece del lastimoso estigma de ya no ser.

APROPOBA, 22 de agosto de 2011.

MIGUEL ANGEL REYNOSO
Secretario General
Tel: 0223-4643214
Cel. 0223-154499537

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*