Arte y Cultura

Desde gauchos hasta infiernos digitales y náufragos

Diferente. No es el Craig de las películas de acción el que se ve en Amor perdurable, de Roger Michell.
Diferente. No es el Craig de las películas de acción el que se ve en Amor perdurable, de Roger Michell.

Como parte del mapa cinematográfico marplatense continúa realizándose el ciclo de cine-debate coordinado por el crítico Diego Menegazzi. Este mes continúan presentándose diferentes películas que forman parte del denominado El cine que no vemos. Como todos los meses, hay un amplio abanico de propuestas con visiones estéticas bien diferenciadas, pertenecientes a diferentes géneros. Las proyecciones se realizarán todos los domingos de agosto por la tarde en el Museo del mar -avenida Colón 1114-.

En primera instancia hoy a las 20:15 estará presentándose Kairo de Kiyoshi Kurosawa, film indispensable para comprender el J-Horror, con una trama volcada a la vida digital como una alternativa destructiva con fantasmas y conexiones impensadas. Luego, el 9 a las 18:30 volvemos a nuestras llanuras para el film El desierto negro de Gaspar Scheuer, que marcó fuertes reacciones en el Bafici por su propuesta estética y la herencia western aplicada al ámbito gauchesco.

El 16 a las 18:30 veremos a Daniel Craig en un papel desconocido para quienes se hayan acostumbrado a verlo en su última etapa de acción, con el film británico Amor perdurable de Roger Michell. Un interesante relato de cómo observar la experiencia cercana a la muerte de un tercero puede modificar de manera determinante nuestras vidas. En una ruta casi opuesta, el 23 a las 18:30 se proyectará Las armonías de Werckmeister del director húngaro Béla Tarr, con una puesta en escena basada en largos planos secuencia en la línea del cine de Tarkovsky.

Finalmente el 30 de agosto a las 18:30 se estará proyectando el film Robinson Crusoe de Thierry Chabert, basado en el legendario relato del náufrago que queda varado en una isla tropical por 28 años, para volver a la civilización.

Los comentarios están cerrados.