Ciudad, Policiales

Delincuentes al poder: las consecuencias de la “Década Perdida” nos pasan factura

robos vidriera

“Que difícil se me hace mantenerme en este viaje sin saber a donde voy en realidad…”, cantaba Alejandro Lerner. Ya no existe ni siquiera una palabra de aliento para tanta barbarie. Es durísimo apostar a este país y en estas condiciones. Y los dueños de sus respectivos comercios lo saben más que nadie. Ni la inflación, ni la nochebuena de Etchegaray en Río, ni la huida de la presidente con un país incendiado. Nada puede desviar el desconsuelo de llevar adelante un emprendimiento en el país de la “Década Ganada”.

El escenario refleja lo desconsolado del ambiente. Y duele hasta tipearlo. Pero lo más triste es sentirlo. Ver los rostros de empleadas asustadas, entregadas a lo de siempre: a que una manga de forajidos, con sus planes sociales a cuestas, y sus dotes de machotes muestren sus armas de fuego como si fueran su elemento de trabajo, y en algunos casos, solo es un susto que podes volver a contar pero no queres revivir.

La foto habla por si sola. Dos robos en el último mes. Los mismos delincuentes. Las mismas caras, que en la zona céntrica de la ciudad hacen estragos como punguistas. En banda, de a 15 si es necesario, se aprovecharon una y otra vez, de un local de zapatos en la esquina de Rivadavia y Mitre. Como de tantos otros comercios de la ex ciudad Feliz que de a poco se vuelve oscura y peligrosa.

Doce años de esfuerzo. Doce años de angustia combatiendo los eternos problemas de un país que deambula en la nada. Doce años de trabajo para los marplatenses. Doce años que se esfuman por la ineficacia de muchos y la crueldad de otros.

Ni siquiera puedo decir que sea una crónica policial porque no lo siento de ese modo. Y la verdad esta muy lejos de serlo. Una vez más la delincuencia ganó la batalla. Se quedó con las aspiraciones y con el trabajo de personas que lo necesitan y no lo mendigan. Una vez más desnudos ante la verdad e impotentes ante la cruda y miserable realidad.

       Gastón

www.mdphoy.com

Los comentarios están cerrados.