Automovilismo, Deportes

De punta a punta

El marplatense besa la copa del triunfo. (Foto: Ledesma).

El marplatense Christian Ledesma (Chevrolet) se adjudicó este domingo de punta a punta la séptima carrera del campeonato de TC 2000, en La Rioja, tras soportar el asedio del rafaelino Martín Basso (Ford) desde mitad de competencia hacia adelante.

Para el marplatense, que no ganaba en el TC 2000 del 2008 cuando ganó la final en la inauguración del autódromo del Chaco, esta fue su victoria número 11 tras 101 presentaciones. Esta vez fue por partida doble ya que también se adjudicó a primera hora la carrera Clasificatoria.

En segundo lugar finalizó Basso, otro que hacía mucho tiempo que no estaba en los puestos de avanzada, mientras que Leonel Pernía (Honda) ocupó el tercer lugar del podio y estiró las ventajas al tope del campeonato.

El Tanito hizo un negocio redondo, llegó a La Rioja con 15 puntos de ventaja y ahora le lleva 23 a su escolta, su compañero de equipo, Mariano Altuna (Honda).

Más atrás se ubicaron Luis José Di Palma (Peugeot 307), Facundo Ardusso (Toyota), Emanuel Moriatis (Fiat), Altuna, Guillermo Ortelli (Chevrolet), Juan Cruz Alvarez (Peugeot 307) y Santiago Ventana (Honda).

La carrera tuvo a Ledesma como dominador de principio a fin, aunque Basso no le dio tregua de la mitad de carrera hasta la bandera a cuadros. Quedó bien en claro que el rafaelino no consiguió superar al marplatense porque no tenía más, pese a un par de intentos donde pudo hasta emparejar la línea del puntero.

No obstante, los dos hicieron una carrera inteligente, se escaparon rápidamente del resto y pese a una neutralización en el sexto giro, rápidamente repitieron el método para marchar sin enemigos a la vista.

Pernía, que como él mismo lo había señalado el sábado antes de la clasificación venía a La Rioja con el objetivo de sumar algunos puntos hizo un negocio redondo, por su remontada largando desde atrás y porque sus rivales en el campeonato se fueron cayendo uno a uno, sólo Altuna sumó muy poco.

También es elogiable la tarea de “Josito” Di Palma y un auto que esta vez se mostró confiable y muy rendidor.

En el transcurso de la primera vuelta José María López (Honda) tocó involuntariamente a Mariano Werner (Toyota), el auto del entrerriano se fue de pista y cuando regresó lo hizo en marcha invertida dándole de lleno al de “Pechito”, ambos afuera de la carrera.

La jornada resultó muy poco propicia también para Matías Rossi (Renault) quien en el giro 5 tuvo un despiste y luego terminó en los boxes.

En la vuelta 13, a Gabriel Ponce de León (Ford) se le detuvo el motor de golpe y Ortelli, que venía pegado atrás suyo, alcanzó a tocarlo y el juninense quedó enterrado a un costado de la pista.

Iba la vuelta 21 cuando Néstor Girolami (Honda), el poleman de la clasificación, se rozó con Ezequiel Bosio (Fiat), todo terminó con ambos a un costado de la pista. Finalmente, en el giro 24 el que se fue a boxes para no volver fue Norberto Fontana (Ford) después de ser protagonista de varios roces y toques.

Todo eso favoreció los planes de Pernía quien ahora ve con mucha más realidad la posibilidad del título cuando restan 5 carreras para la finalización del campeonato. La próxima fecha, la séptima de la temporada, se desarrollará el 12 de septiembre en el circuito Callejero de Santa Fe.

(Fuente: Clarín)

Los comentarios están cerrados.