Deportes

Con su arma más noble

Emanuel González convirtió un golazo de tiro libre para conseguir una victoria imperiosa y ansiada (Foto: El Atlántico)
Emanuel González convirtió un golazo de tiro libre para conseguir una victoria imperiosa y ansiada (Foto: El Atlántico)

Revitalizador. El triunfo de Alvarado ha causado –y puede generar aún más- un gran alivio. Los días previos no habían sido los mejores, tras la derrota en la presentación del técnico Jorge Vendakis 2-0 ante Grupo y la aparición de los hinchas en el entrenamiento, con un “fuerte” discurso en pedido de resultados hacia los jugadores. Pero el “Torito” se sacó la mufa. Ganó. Y usó sus armas más nobles.

Encontró el gol (tres partidos al hilo sin convertir llevaba) mediante un magnífica ejecución de Emanuel González antes del cuarto de hora. Con la ventaja a favor, no sólo que aunó esfuerzo y confianza para dejarlo todo ante cada pelota, aguantar concentrado y ordenado. También buscó más. Jugó con la pelota en su poder, combinó buenas series de pases, generó situaciones y hasta mereció haber terminado ganando por mayor ventaja. Con temperamento y juego. Así triunfó. Luego de penar en las últimas ochos fechas (3 empates y 5 derrotas), tras la que había sido la única victoria en el debut (2-1 sobre Ferro).

También el rival lo ayudó bastante. Porque el planteo que propuso  Racing fue muy pobre. Se instaló demasiado retrasado sobre su campo, apostando especulativamente de contragolpe, pero sin éxito ya que marcó muy espaciado.

En los primeros minutos, Alvarado demostró su predominancia y mayores ansias por ser el protagonista absoluto. Antes de los cinco minutos, Gabriel Christovao generó la incipiente emoción, mediante un disparo potente Lasanta que remató con derecha desde afuera del área y Gabriel Senzacqua, desvió con ambas manos al corner hacia su derecha. Mientras que a los 14’, el equipo local obtuvo la merecida apertura del marcador.

Luego de una buena falta gestionada por Ignacio Burgos entre dos rivales sobre la puerta del área, Emanuel González ejecutó el tiro libre con parte interna del botín derecho y colocó la pelota arriba, junto al poste izquierdo de un estático Senzacqua. Un verdadero golazo para quebrar la racha e tres partidos sin convertir goles y ocho sin ganar (que trajo aparejada el despido del entrenador Gustavo Noto y el apriete entre semana de los hinchas).

Más sereno y con éxito en la presión, Alvarado fue por más. Mauricio Villa convirtió en dos ocasiones, pero el árbitro Luciano Cardoso se los invalidó por presunta (discutida) posición adelantada en ambas. Mientras que Racing sólo inquieto en dos acciones aisladas. La primera, tras un vertiginoso cambió de ritmo por el eje de cancha de Leonel Martens y el correlativo derechazo a la carrera que pasó muy cerca del palo izquierdo. La otra, fue mediante un centro desde el lateral derecho por Diego Cañete muy llovido y combado, que rebotó en el travesaño, a las espaldas de Gustavo Gatti.  Sobre el final, el “Torito” construyó un avance memorable. Burgos la picó al área para la diagonal de Wirsch y Pablo, con su taco derecho y tocando el balón en el aire, asistió perfecto a Villa que definió con derecha y la pelota pasó afuera pegada al palo izquierdo.

En el complemento, luego que a los 4’ Maximiliano Chevrot hizo exigir a Gatti con un potente remate que el golero contuvo seguro abajo, el local manejó apropiadamente el ritmo del partido. Y continuó teniendo profundidad. Porque, a los 5’ González cerca estuvo de marcar el segundo tras un disparo a la carrera dentro del área, que el arquero sacó al corner. A los 17’, Villa cuerpeó y gano la posición ante Del Cero y, frente a Senzacqua, definió con derecha abajo a la izquierda, pero entre el manotazo del “1” y el poste se lo negaron. Y a los 33’, otra vez Villa increíblemente no convirtió, tras un corner desde la izquierda que había bajado de volea Wirsch y Mauricio, dentro del área chica, estrelló su remate en el rostro de Senzacqua, mientras que en la consecución de la jugada, definió bárbaro con zurda y Martens salvó de cabeza debajo del arco.

Sobre el epílogo, Racing se asomó con algunos centros al área que generó cierto suspenso a través de las dubitaciones de Ezequiel Villalba y Gatti para el despeje. Pero, en concreto, Alvarado atesoró y protegió exitosamente la incipiente ventaja conseguida y así coronó un triunfo tan preciado y necesitado para empezar a despegar de los puestos colistas en la Zona B.

Síntensis:

Alvarado 1

Gustavo Gatti; Facundo Gómez, Ezequiel Villalba y Esteban Erramuspe; Martín Rolón, Gabriel Christovao, Emanuel González y David García Lorenzo; Ignacio Burgos; Pablo Wirsch y Mauricio Villa.

DT: Jorge Vendakis


Racing (Olavarría) 0

Gabriel Senzacqua; Emiliano Bruno, Mauricio Del Cero, Cristian Di Pangrazio y Daniel Santellán; Maximiliano Chevrot, Leonel Martens, Eduardo Scaserra y Leonardo Vitale; Diego Cañete y Carlos Tavare.

DT: Hugo Tenaglia

Gol en el PT: a los 14′ Emanuel González (A)

Cambios: ST Miguel Abad por Vitale y José Mayoz por Cañete (R); 26’ST Adrián Rodas por Bruno (R); 32’ST Diego Manzilla por E. González (A) y 40’ST Cristian Pereyra por Wirsch (A).

Incidencias: 38’ST expulsado Mauricio Villa, por doble amonestación (A).

Árbitro: Luciano Cardoso.

Estadio: José María Minella.

Por Marcos Buenaventura

Los comentarios están cerrados.