Ciudad, Policiales

Barrios no declaró en el juicio por el trágico accidente

El boxeador Rodrigo “La Hiena” Barrios se negó a declarar en el juicio que se inició ayer en Mar del Plata, en el que está acusado de atropellar y matar en enero de 2010 a Yamila González, de 20 años y embarazada de seis meses, y en el debate uno de los testigos lo acusó del hecho.

“Estábamos cruzando cuando vi un coche que viene fuerte, una frenada, un estallido y un automóvil Fiat 147 que se me vino encima y que me pasó a dos metros”, relató Sebastián Ceballos, novio de Yamila.

“Ahí `puteé` al conductor de la camioneta negra que había colisionado al Fiat 147”, manifestó y agregó que “en la camioneta vi un solo ocupante, dobló por Ayacucho y se fue”.

Ceballos acusó directamente a Barrios de ser el responsable de ese choque cuando el Tribunal le preguntó si estaba en la sala y si era el que llegaba al juicio como acusado y respondió que “sí”.

El juicio lo realiza el Tribunal Oral en lo Criminal 3, presidido por Juan Manuel Sueyro, e integrado por Oscar Alemano y Eduardo Angulo, en la sala de audiencias de la Cámara de Apelaciones, Sala II, ubicada en el primer piso del Palacio de Tribunales.

El fiscal de juicio, Oscar Deniro, adhirió al pedido de la fiscal de instrucción María Teresa Martínez Ruiz en la doble imputación a Barrios de homicidio simple con dolo eventual, delito por el que podría recibir una pena de hasta 25 años de prisión; y homicidio culposo, que prevé un máximo de cinco años de cárcel.

Por su parte, las defensoras oficiales Carla Auad y Laura Solari adelantaron que pedirán la absolución de Barrios y, en caso de una condena, desestimar el dolo eventual, que tenga una pena “cercana a la mínima legal” sobre homicidio culposo y dejar la prisión en suspenso.

La primera en declarar fue Guillermina Molina, la conductora del auto Fiat 147 que atropelló a Yamila tras ser chocada desde atrás por una camioneta BMW X5 conducida por Barrios, por lo que sufrió la fractura de una muñeca.

Molina dijo que al momento del hecho ella “circulaba por avenida Independencia disminuyendo la velocidad por el semáforo en rojo” de la calle Ayacucho y agregó que “circulaba por el tercer carril de la avenida”, el cual “nunca” cambió y que no escuchó “una bocina desde atrás”.

Recostada

La conductora manifestó que “tras un impacto muy fuerte los asientos se fueron para atrás”, que ella quedó “recostada”, por lo que no pudo frenar, y que tampoco funcionaba el freno de mano”.

Molina refirió que “en dos o tres segundos” sufrieron “otro impacto” contra autos estacionados y contra gente que se aprestaba a cruzar la avenida entre ellos Yamila, y sostuvo que nunca notó “haber atropellado a alguien”.

Su cuñada Débora Correa, que la acompañaba en el vehículo, señaló en el juicio que tampoco escuchó el ruido del alguna bocina desde atrás y reseñó que tras el choque “el auto se sacudió”.

“Quedé con vidrios en la boca, sufrimos otro impacto enseguida y golpeé la cara contra el tablero”, lo que le produjo fractura de tabique nasal, añadió.

Al momento del primer choque estaban “casi frenando”, indicó Correa, y añadió que por el choque quedó “casi acostada, sin poder mirar hacia afuera”.

En tanto Graciela Morales, madre de Yamila, recordó que no alcanzó a empujar a su hija antes de que fuera embestida y que acto seguido la vio abajo del auto.

“Se me vino un auto encima, traté de empujar a Yamila para atrás pero no me dio tiempo. Yamila quedó debajo del (Fiat) 147”, expresó Morales.

La mujer enfatizó: “Se juntó gente, vino rápido una ambulancia que se llevó a Yamila y luego otra que me trasladó a mí”, a raíz de las fracturas de costillas que padeció.

El hecho por el cual se imputa a Barrios ocurrió cerca de las 16.15 del 24 de enero de 2010, en la esquina de avenida Independencia y Ayacucho, a 10 cuadras del centro marplatense.

El juicio pasó a un cuarto intermedio hasta mañana, cuando declaren otros testigos y peritos.

Los comentarios están cerrados.