Ciudad, Política

Aumento a municipales: descontento

La compensación de sumas fijas no remunerativas, es un paliativo insuficiente ya que no se incorpora a los sueldos básicos. Los haberes ya venían con un retraso del año anterior, más el porcentaje de incremento de costo de vida de los tres primeros meses del año. Además existe una gruesa diferencia con los acuerdos de los guardavidas y los docentes municipales.

Lejos de aplacarse las aguas, las mismas se están agitando en desacuerdo con lo actuado por la comisión directiva del Sindicato de Trabajadores Municipales. Es relativa la importancia del mandato para cerrar las negociaciones (aunque hubo delegados participando de la protesta del miércoles en el hall central), sino que los que esta cuestionado es la cuestión de fondo, ya que se entiende que no se trata de una recomposición salarial, sino de una pérdida del poder adquisitivo del mismo.

“Es un claro retroceso” dijo una fuente sindical de la oposición a Gilardi. “Este es un año político para el intendente y el sindicato”, dijo, además “El sindicato ha dejado solos a muchos trabajadores en conflictos puntuales como personal jerárquico y de planta del Concejo”, así que “no nos extraña que ahora entre gallos y medianoche se cierre un acuerdo, que está muy por debajo de las expectativas y es inferior al conseguido por otras organizaciones sindicales”.

Ocurre que es cada vez más creciente la participación de ATE, en el conglomerado de los trabajadores, fundamentalmente en el área de Salud, una pata más a la hora de la compulsa gremial, generalmente enfrentadas a las líneas ortodoxas como las que conduce José Gilardi.

También existe un gran malestar, por las amenazas de sanciones a los empleados que protestaron por unas horas en el Palacio, el miércoles a la mañana. En ese sentido repudiaron al titular de la Secretaría de Descentralización, Santiago Bonifatti, quien emitió un memorandum, advirtiendo que quienes participen de las protestas, son pasibles a las sanciones que correspondan, como apercibimientos y suspensiones.

Otra de las anormalidades que se han observado, es que el acuerdo del aumento fue cerrado sin la presencia en las negociaciones, del secretario de Hacienda Mariano Pérez Rojas, quien se hallaba gozando de su descanso anual por vacaciones. Precisamente surgen dudas sobre el estado financiero municipal para hacer frente al pago de este aumento, cuando además debe esperarse el impacto que producirá la recomposición salarial del Sindicato de Camioneros, que “se hará con el índice de la góndola” afirmó Hugo Moyano.

La municipalidad cabe recordar mantiene una abultada deuda con la concesionaria de la recolección de residuos, a esta altura impagable con recursos genuinos, con lo cual el frente de conflicto está completamente abierto y puede llegar a estallar en pleno proceso electoral, lo cual no es un dato político menor, teniendo en cuenta como juegan los actores en el proceso del armado de listas del FPV, el P.J., Scioli y Acción Marplatense.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*