Mascotas

Aseguran que en la provincia se atienden por año “100.000 casos de mordeduras de perros”

“Anualmente en el sistema público de salud atendemos cerca de 100 mil accidentes por mordeduras de caninos en la Provincia de Buenos Aires, el 70%  de los casos ocurren en la vía publica pero el 40% o más, son  perros propios del vecino o que conocemos y por supuesto tenemos los casos extremos que son las muertes por ataque”, aseveró el médico veterinario Roberto “Obe” Giménez, ex director de epidemiología de la Región Sanitaria I del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires, en el marco  de la Primera jornada sobre Derecho Animal que se llevó a cabo con gran concurrencia, en el Colegio de Abogados de Mar del Plata, sito en Brown 1958.

El experto en conducta animal quien además es miembro de la Asociación de Rescatistas Independientes de Bahía Blanca Argentina (ARIBA) puntualizó que “el accidente por mordedura es un caso complejo que tiene que ver con el entorno, las circunstancias, las características del mordido y del mordedor. No tiene nada que ver con los llamados perros potencialmente peligrosos. No es así porque el determinismo genético no es un condicionante del comportamiento”.

En tal sentido, Giménez sostuvo que “afirmar que tal raza es mala o asesina es erróneo, es un mito porque los accidentes por mordedura tienen que ver con un montón de cuestiones que no son precisamente la raza, incluso se relacionan con el sistema de crianza. Tanto es así que el problema que tenemos con los pitbull  radica en que los criadores se pasan por Facebook sistemas de crianzas que no respetan ninguno de los periodos del desarrollo del cachorro”.

El profesional refirió además que “la esperanza de vida de un perro en la calle como la de un lobo no supera los tres años contra los 10 o 15 que puede vivir en un hogar, y el ciclo se alarga, no se alzan cada seis meses, no hay manera que con, distress o sea con un stress continuo, se reproduzcan con esa frecuencia”.

En tanto que “el perro tienen la doble impronta lo cual significa que es la única especie en el reino animal que reconoce a la especie humana como propia, o sea nos ve a nosotros como pares no nos ve como otra especie, en cambio el gato nos ve como proveedores. Los felinos son territoriales, no son sociales. De  modo que el gato doméstico digamos que soporta la convivencia, es más fácil mudarse con un perro que con un gato, que se desordena más porque es territorial”.

“La adaptación del perro al hombre data de hace 15 y 40 mil años atrás, para que tengan una idea de la proporción los gatos están domesticados desde hace 5 mil años o sea que estamos hablando como mínimo de 30.000 años contra 5.000 del gato, por eso cada uno es como es”, explicó el experto.

En el  encuentro organizado por el Instituto de Derecho Animal del  CAMDP, también disertaron la  Dra. María Picco, fundadora de la organización de protección animal A.R.I.B.A y miembro del Centro de Prevención de Crueldad Animal, y la letrada local Florencia Pérez.

Roberto Latino Rodríguez

Un comentario

  1. Primer jornada del Instituto de Derecho Animal ,felicitaciones muy buen nivel