Ciudad, Policiales

Abusador sexual suelto: Habla una víctima

Una maestra de 25 años que daba clases en Punta Mogotes denunció que la intentaron violar cuando esperaba el 221 y al ver que la policía y la Justicia no actuaban con la denuncia, decidió hablar con mdphoy.com para contar su historia.
Según pudo confirmar mdphoy.com, al menos a cuatro chicas en lo que va del año denunciaron haber sido violadas en la misma zona por un hombre de similares características. La constante se da porque busca mujeres muy jóvenes para concretar el delito y lo hace en horas de la noche utilizando una manopla de acero. Las denuncias fueron radicadas en la Comisaría 5ta aunque desde la policía no quisieron emitir declaraciones .
Aldana nos cuenta lo que vivió:
“Yo soy maestra, doy clases en una escuela y además para ganarme la vida iba casi todos los días hasta Punta Mogotes, donde vive mi mamá y para trabajar con clases particulares. Terminaba como a las 21 y me volvía para Mar del Plata”.
mdphoy.com: ¿Qué sucedió esa noche a fines del mes de marzo?
Aldana: “En la parada del colectivo a veces había gente y a veces no. Serían como las nueve de la noche cuando llegué a esperar el colectivo. Había un hombre en la parada, lo saludé pero no me respondió. Yo hice unos pasos hacia adelante para ver si venía el colectivo y me quedé contando las monedas. Lo vi de reojo que se retiró hacia atrás, pero no me llamó la atención. Nos quedamos esperando”.
mdphoy.com: ¿En ningún momento sentiste alguna actitud extraña?
Aldana: “No, para nada. Pensé que tenía mala onda nada más. Pero no llevé el apunte. Habían pasado unos diez minutos masomenos, cuando sentí un golpe muy fuerte en la cabeza y no entendí más nada. No llegué a desmayarme, pero me di cuenta que había algo que no estaba bien y en seguida vino el segundo golpe, que me tiró al piso. Ahí me agarró de las axilas y me empezó a arrastrar hacia un descampado que hay cuando cruzas la calle, de la mano de las playas”.
mdphoy.com: ¿Qué pensaste en ese momento y qué atinaste a hacer?
Aldana: “Tenía mucho miedo e intenté gritar. No sabía si me escuchaban, porque por el golpe estaba boleada y no me escuchaba a mi misma, no sabía si gritaba o solo sentía que gritaba. Gracias a Dios vi una luz que se acercaba, cada vez más y me di cuenta que era un colectivo. Saqué todas las fuerzas para patear y gritar y el colectivero puso las luces altas y bajó la velocidad”.
mdphoy.com: ¿Qué sucedió entonces?
Aldana: “Le grité al hombre que me tenía agarrada que me soltara, que ya le habían visto la cara, que no se iba a poder escapar. Creo que ahí fue cuando se asustó y salió corriendo. El colectivo nunca paró. Yo me levanté, miré para todos lados, no sabía que hacer, estaba todo muy oscuro y no había nadie. No sabía si este hombre ya no estaba o si me espiaba desde algún lugar. Tenía miedo de pedir ayuda porque me podía escuchar, así que me levanté y empecé a correr”.
mdphoy.com: ¿Cuáles fueron las secuelas del golpe a la hora de correr?
Aldana: “Al principio no me di cuenta de nada, sólo sentía que tenía mojada la cabeza y la cara. Pero sabía que tenía la casa de mi mamá a dos cuadras así que corrí como nunca y cuando llegué toqué el timbre. Mi mamá salió, me vio, se asustó, sólo me quería sacar la sangre de los ojos y fue entonces cuando me trajo al EMSA de Mardel“.
mdphoy.com: “¿Qué pasó en el hospital?”
Aldana: “Me suturaron, tenía tres tajos en la cabeza producto de dos golpes, muy simétricos. Cuando pregunté cuantos puntos me habían hecho me dijeron que usaron 3 ovillos de nylon y cada uno rinde unos 25 puntos.  Los mismos médicos me dijeron que me salvé de casualidad y que a otra chica le había pasado lo mismo hacía una semana atrás, sólo que con seis cuadras de diferencia, debajo del puente de ingreso a Punta Mogotes. Me dijeron que el golpe se lo hizo en la cabeza con una manopla de hierro que la chica llegó a ver. A ella la soltó cuando un auto hizo juego de luces”.
Aldana (no usamos su nombre real, para preservar la identidad) acudió a mdphoy.com muy consternada por el hecho. Explicó que está en contacto con otras cuatro chicas que vivieron lo mismo y asegura que tres de ellas realizaron la denuncia, aunque no quieren hablar con los medios. mdphoy.com dialogó con amigas en común y pudo constatar los casos, aunque al consultar a la policía local sobre dichos acontecimientos, no tuvimos respuesta alguna.
En varios lugares de la ciudad aparecieron carteles con una foto del supuesto violador indicando la dirección del mismo y alertando a las jóvenes que se trasladan en colectivo durante la noche y madrugada, aunque no pudimos confirmar que se tratara del mismo.

[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*