Básquet, Deportes

A pensar en el receso

El elenco `granate` acumuló su tercera alegría consecutiva y la segunda en estadios ajenos. Por su parte, el elenco marplatense sumó su quinta caída en fila.

El visitante fundamentó su triunfo en la extrema solidez defensiva, que le permitió frenar el estilo directo del rival, así como disfrutó de la ejecución de los contraataques.

En el plano individual se destacaron las actuaciones de Terrel Taylor con 20 puntos (7/9 en dobles) y 12 rebotes y Adrián Boccia con 16 unidades (7/11 en dobles) y 6 recobres.

En el rincón local sobresalieron Britton Johnsen, autor de 16 tantos y 5 rebotes, y Phillip Mc Hopson con 14 puntos, 7 rebotes y 4 asistencias.

La noche arrancó signada por las imprecisiones. El local no hallaba soluciones en la vía que más cómodo se siente, que es el rompimiento de sus perimetrales, pero sí contó con el desequilibrio en las cercanías del canasto con Truscott (6) y Johnsen (6). Por eso se adelantó 10-8, a falta 4 minutos.

A partir de ese punto, la visita ajustó sus clavijas en el andamiaje defensivo, presionó la primera línea, lo que le permitió correr la cancha con Boccia (6). Por eso, el último tramo estampó un parcial 12-4, para clausurar el cuarto en ganancia 20 a 14.

El segundo capítulo inició con un intercambio de golpes en la zona interior entre Truscott (4) y Taylor (6), mientras continuaba latente la baja efectividad de los perímetros.

El elenco de Santander dominaba el ritmo de juego y el tanteador 29-20, con el poderío de Taylor (6) en la pintura, con 6 minutos en el reloj.

El conjunto local vivió una pequeña ráfaga de Mc Hopson (4), pero en los últimos tres minutos Lanús explotó al máximo sus salidas rápidas y la facturación desde más allá de la línea de los 6,75 metros, para clavar un pasaje 11-0 e irse al entretiempo arriba 40 a 22.

El equipo visitante prosiguió marcando tendencia con la circulación fluida y profundidad en el estacionado, por lo cual cosechó la máxima de 49-29, a los cuatro minutos.

Quilmes experimentó una reacción anímica gracias al aporte de Johnsen (6) y Eseverri (5) para acortar la brecha 37-54.

No obstante, Lanús volvió a demostrar la extensión de su banca y apagó la intención del oponente y cerró el segmento ganando 58-46.

En los albores del último capítulo, el local vivió su mejor momento de la noche, dado que empujado por la valentía se acercó 53-60, con 7 minutos en juego.

Parecía que el `Cervecero` desplegaría un resurgimiento, pero Lanús acudió nuevamente a su intensidad defensiva, le obstruyó los caminos al rival y contó con el goleo del perímetro con Boccia (8), Cantero (5) y Laprovíttola (4) para manejar una diferencia considerable.

Síntesis:

Quilmes de Mar del Plata (61): Phillip Mc Hopson 14, Nicolás Ferreyra 4, Britton Johnsen 16, Brian Morris 2, Louis Truscott 14 (Fi); Gregorio Eseverri 8, Lucas Vildoza 3 y  Facundo Piñero 0. DT: Daniel Maffei.

Lanús (81): Juan Cantero 10, Adrián Boccia 16, Bruno Zanotti 0, Jammal Levy 6, Terrel Taylor 20 (Fi); Diego Guaita 7, Mariano Byró 6, Nicolás Laprovíttola 6, Facundo Giorgi 10 y Sebastián Orresta 0. DT: Silvio Santander.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*