Jorge Elias Gomez, Política

A Dios rogando y con el mazo dando

Para quienes tienen  responsabilidades ejecutivas, sus miradas apuntan al día a día de su gestión, y siendo un poco más amplios, buscan con ansiedad aquellos datos que aseguren la gobernabilidad, frente a un clima tan tórrido como las abrasivas temperaturas que soportamos.

El intendente Gustavo Pulti, ha consolidado su estructura de gobierno con dos herramientas, que provocan la envidia de sus colegas. Su estratégica alianza con el poder central, le evita mayores turbulencias en su administración.  Ello no lo exime de una peregrinación frenética en la búsqueda de fondos, para contener un díscolo sindicato de municipales tan anacrónico, como la máquina de escribir en la era de la PC y el pendrive.

En el Concejo Deliberante a poco más de un mes de su nueva composición, ya se llevó puesta a la oposición en más de un tema. Los cuestionamientos que recibe no han inmutado sus iniciativas. El beneficio de la mayoría automática, lo resguarda de las turbulencias políticas de complicadas negociaciones, para la aprobación de ordenanzas. Aquello de la generación de consensos, fue sólo maquillaje de la democracia. En poco más de una mes se ha certificado, que irá a fondo con su número propio en el H.C.D.

En la actualidad hay un punteo de obra por obra, de promesa por promesa, mediante el cual se monitorea el pago de certificados y cumplimientos de los contratistas adjudicatarios, esa es la medición doméstica que hace el seguimiento de las respuestas del poder central hacia Mar del Plata.

Un ex integrante del gobierno de Daniel Katz se sinceró y pidiendo reserva de identidad, admitió que el ex intendente y actual diputado nacional, “se encontraba abatido y deprimido por las exigencias del gobierno nacional”. Se sentía exprimido personal y políticamente, pero que debía aceptar esas reglas de juego “dado que de lo contrario no podía pagar los sueldos de los municipales”, posibilidad que lo aterraba. Por eso comenzó a despegarse, a través de la famosa frase referida a los “K”, diciendo que era por lo menos “Un gobierno de malos modales”, en su primera disidencia pública, que inauguró su separación de la Concertación Plural.

El intendente reconoce, que ha sido bastante incordioso en sus mandatos como concejal, (de lo cual podemos dar fe) lo cual también lo ubica en un contexto reflexivo, en esta nueva realidad, sobre lo que puede esperar de sus adversarios políticos, en este su turno como jefe comunal.

Las otras 12 bancas que no pertenecen a Acción Marplatense, no articulan un mensaje único, mayor o menor participación de algunos concejales, con acompañamiento dispar según los casos, pero lejos de modificar alguna pauta o iniciativa política que provenga del Departamento Ejecutivo.

En esto que hay ser bien precisos, Pulti buscará durante este año fundamentalmente, seducir a radicales y unibloques, frente a proyectos que se alejen de la ortodoxia y lo convencional, en temas que son necesarios aprobar, para transformar una administración que todos reconocen, que en la forma que está planteada, resulta verdaderamente inviable.

Pautas férreas de recaudación, son el sostén de un abultado presupuesto, donde abundan recursos externos, que se generan más allá de los límites del partido de General Pueyrredón. Modificaciones que apunten a la transformación de un modelo agotado, son los objetivos, ambicioso por cierto, más cuando existe una sensación que se está agrandando el Estado Municipal, sin que los recursos para su atención estén debidamente bajo control. ¿Cómo se financiará un aumento de salarios previsto, pero no contemplado en el presupuesto elevado? Sólo un nuevo aumento de la Tasa de Servicios Urbanos o una reducción drástica del gasto, podrá atender una demanda salarial que ya ha sido ratificada por el STM el año anterior y amenaza con engordarla debido al ritmo que ha tomado la inflación.

Llama también la atención, que el aumento que propone el Departamento Ejecutivo haya sido del 19 % / 21 %, que eufemísticamente se lo denomine como progresivo entre los que más y menos tiene, cuando la banda de diferencia es de sólo 2 puntos porcentuales. ¿Hay dos puntos de diferencia entre una vivienda de barrio Belgrano con otra de Playa Grande o Los Troncos? Con números de almaceneros podría afirmarse, sin mayor riesgo de equivocación, que el aumento pautado, absorbe relativamente el porcentaje real de inflación del año que ha concluido.

El comportamiento errático de la oposición y unibloques, casi es una anécdota frente a la caprichosa mayoría de dos elecciones ganadas con el 33 %, pero estas son las reglas del juego. El coeficiente de distribución de bancas favorece al partido ganador y Acción Marplatense ganó en el 2007 y en el 2009, todo lo demás es cartón pintado, es casi un autoritarismo dentro del sistema de la democracia, con sus mayorías y minorías. Los desvíos son la gran tentación.

En el escenario doméstico este es el cuadro de situación, las trincheras se están cavando para dar el combate, en aquellos temas que hoy todavía ni están en la mesa de las discusiones, pero sobre los cuales existe por parte del oficialismo, un rigor extremo de fondo y forma, cuando haya llegado el momento. A grandes males, grandes soluciones, pero siempre quedan afectados y heridos, se baraja como última instancia la mayoría automática. Por otra parte nadie, abraza el camino de la judicialización de los temas, aunque en este rumbo no quedará otro camino.

Para arrojar un poco más de claridad sobre lo expresado ni el traslado de los bares a la escollera Norte  ni la definición del proyecto para ejecutar en la Vieja Terminal ni el aumento de tasas, son las cuestiones más relevantes que este gobierno piensa impulsar

El escenario externo

Pulti sabe muy bien, mucho mejor luego de la foto más temida (abrazado a Kirchner en el quincho de la Quinta de Olivos) que su futuro político ya no depende sólo de él, sino de un conjunto de variables, donde juegan protagonistas de extraña jurisdicción. Hay un dato: jugó a pie juntillas con los postulados del matrimonio presidencial. En las encuestas, después de dos años de gobierno, su imagen positiva continúa siendo alta y tiende a consolidarse. Como contrapartida Cristina y Néstor están en el nivel más bajo desde 2003 y Julio Cobos perdió en Mar del Plata 20 puntos desde su intervención en la resolución por la 125. Es cómo que el electorado ha identificado y diferenciado, los roles que se cumplen en cada uno de los casos.

Según algunos datos, en esta misma dirección se acepta el alineamiento de Daniel Scioli con Olivos y la Casa Rosada, a tal punto que el gobernador habría comenzado a levantar su piso, y si bien se cuestiona y recrimina su obediencia, hay otros justicialistas que prefieren echar un manto de comprensión sobre sus decisiones. Hay una expectativa de final abierto, que ya se explora en este contexto, un intento de reelección de Scioli, para repetir su turno en el 2011.

Desde la candidatura testimonial y con la reforma de los partidos políticos, la asociación es inevitable, debido a ello no son impermeables a sus propósitos, los episodios que tienen que ver con la actualidad nacional: la desprolija situación en torno al BCRA, la rebelión de legisladores (muchos de la Quinta Sección Electoral) en Pinamar, que desató la furia de Néstor.  Las experiencias sexuales de CFK después de haber ingerido carne de cerdo, luego el beneficio de la carne magra del pollo, son operaciones muy burdas, que se deben exclusivamente al aumento del 50 % de la carne vacuna en el mostrador. Tienen muy presente la advertencia del ruralista Alfredo De Angeli, que se cansó de decir que los argentinos nos teníamos que olvidar de comer carne de vaca, algo muy difícil de digerir para un país que registra un consumo “per cápita” de 72 kilos por año.

En esta misma bolsa entra Daniel Scioli, quien apareció junto a su esposa Karina Rabollini, en Saint Moritz, el exclusivo centro internacional de esquí, con la excusa de la cercanía de Italia, país al que habría concurrido para realizar ajustes a su prótesis del brazo derecho. Pero existe también un rumor no confirmado, el gobernador tendría como misión suprema, por encargo de Kirchner, cerrar la operación por el traspaso de las acciones de Telecom.

Cómo podrá observarse además de las dependencias de tipo económico, se arrastran otros compromisos, de los cuales se desconocen los precios que tendrán que pagarse. Cuando se asumen riesgos de alto contenido político, la mensura de los costos se comienzan a percibir en la proyección, y en eso estamos.

Jorge Elías Gómez
[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*