Política

Horacio Tettamanti, un hombre de SPI, llega al Ministerio de Transporte

Para quienes les llamó la atención la reparación de la Fragata Libertad en el puerto de Mar del Plata, apenas a 90 días de haber asumido Alberto Fernández la presidencia de la Nación, era una clara señal de celeridad y reflejos rápidos para atender a la nave insignia de la Armada Nacional.

Que Servicios Portuarios Integrales (SPI) tuviera a su cargo la ejecución de los trabajos, tampoco apareció como demasiado raro, ya que el astillero fue un habitual proveedor de trabajos especializados en otras embarcaciones que son de patrimonio nacional.

Como empresario y funcionario público a cargo de Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables, Tettamanti ha sabido manejarse como pez en el agua, manejando una analogía para el tema que viene al caso.

El cargo lo había ocupado en 2012, bajo la titularidad de Florencio Randazzo, pero en el nuevo esquema de poder del kirchnerismo apareció, en principio, como asesor del senador nacional Oscar Parrili y ahora sólo resta el esplazamiento de Mario Meoni, el ministro de Transporte de la Nación, un hombre que llevó Sergio Massa.

La avanzada del Instituto Patria sobre las cajas del Poder Ejecutivo, no aparece como una carrera de largo aliento después del “Funcionarios que no funcionan”. Hay fichas que están agotadas y es vital la dimensión de las cajas y presupuestos que manejan. El transporte ferroviario y manejo del programa portuario nacional, superan el presupuesto TOTAL de varias provincias.

blank

Ese será el destino del ingeniero naval Horacio Tettamanti, un hombre cercano al ex intendente Gustavo Pulti, quien hoy allana las ulterioridades de Guillermo Montenegro, cuando no alcanzan  los votos de Juntos Por el Cambio en el Concejo Deliberante de la Municipalidad de General Pueyrredón.

Precisamente, Tettamanti fue crítico de la postulación a sobre cerrado de Fernanda Raverta a la Intendencia en 2019. Aspira a ese lugar desde hace años y si bien terció no alcanzó el rango requerido e hizo conocer su disgusto cuando se quedó afuera.

Si bien hay etapas que cumplir, pero que inexorablemente se van consumando, la chapa de ministro de Transporte le darían aún más visibilidad para sus pretensiones locales, no se le pondrán mayores demandas en tareas ejecutivas, empresarias y ejecutivas, cumple desde la política con las exigencias que se desenvuelven en modo kirchnerista. Un experto.

Anoche el periodista Beto Váldez, en el programa Verano de Noticias (La Nación+), brindó detalles del ascenso del hombre que hizo crecer a SPI como astillero en un lugar estratégico en el puerto local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*