Política

Festival de subsidios encubiertos del transporte público en el AMBA: las coimas de Jaime embargado

Existe casi la certeza que no podrán lograrse decisivos avances, en el tratamiento de la cuestión de fondo para resolver la crisis de transporte público de pasajeros, que no sólo afecta a Mar del Plata sino a todo el interior del país, con excepción del Área Metropolitana Buenos Aires conocida como AMBA.

La discusión no es si vale $ 24,11, le damos $ 35,14, pero nos piden $ 42,45 que ahora representan $ 45,36. Tampoco es cuál es la metodología que se utiliza para la determinación del valor del boleto plano. Si interviene o no una universidad, o una consultora, o si se forma una comisión al efecto.

Existen en esta problemática, una serie de factores que si no se despejan adecuadamente, se conducirá nuevamente al fracaso como irreversiblemente se ha encarado la resolución. El Covid- 19 convertirá las discusiones y/o debate en una reducción al absurdo en el Honorable Concejo Deliberante.

Ricardo Jaime fue procesado ayer por corrupción en el manejo de subsidios, fijándosele una millonaria fianza. El  sistema montado Por Ricardo Jaime  durante el mandato presidencial de Néstor  Kirchner, para otorgar subsidios formó parte del eje de las causas de corrupción que además provocaron con la emblemática causa de la Tragedia de Once.

blank

Se fijó un porcentaje de distribución de subsidios, que premió a las empresas que se desempeñan en AMBA y se castigó a las empresas del interior del país, que debieron compensar los costos de explotación con los usuarios del sistema, que subsidian a quienes utilizan el servicio en Capital Federal y conurbano. Cómo ocurrió con la lógica de los usuarios de energía eléctrica del interior que terminaron financiando las piletas climatizadas de Capital Federal, nada es casual.

 Esta es la realidad, el dinero de la corrupción por la que fue juzgado Jaime,  se distribuyó claramente donde se halla concentrado  el 50 % de los pasajeros que usan el servicio en el territorio nacional.

Al no ser trasladados de manera similar los subsidios al interior del país, como en el caso de Mar del Plata, Rosario, Santa Fe, Tucumán, Bahía Blanca, Córdoba, etc. se provocan las clásicas diferencias en la re determinaciones del valor del boleto, agravado como ocurre ahora cuando la Nación y la Provincia, se han desentendido del tema abandonando a los perjudicados de siempre, los usuarios, arrastrando a la UTA y a los empresarios. Los subsidios no llegan de acuerdo porque Nación y Provincia han caído en incumplimientos en demoras y actualizaciones.

blank

Para esta próxima sesión del Concejo Deliberante prevista para mañana, reina la ignorancia en el tema, la confusión, la falta de compromiso, los intereses, económicos, políticos y personales, que se meten en las internas de las internas políticas, donde se definen otro tipo de espacios.

Pero debe arrancarse con el reconocimiento  de que el sistema fue vulnerado por la corrupción, que instaló el kirchnerismo y que ha sido demostrada en la causa que hace sólo horas acaba de fijar millonaria fianza a Ricardo Jaime, como ocurrió con Lázaro Báez.

La corrupción rompió un equilibrio ya de por si inestable, porque el precio del boleto sufrió diversos subsidios de otra naturaleza al otorgarse la gratuidad a usuarios locales que son en definitiva sostenidos por quienes religiosamente abonan su viaje. Además las frecuencias, son políticas, los recorridos son políticos y las tarifas son políticas, por una clásica inercia de la aplicación de parches sobre parches.

Las sucesivas políticas de los últimos 15 años, fueron bastardeando los principios básicos de la administración virtuosa, de un sistema que además  Inexorablemente año tras año es inevitable que se convierta en vanas y necias propuestas, porque el fenómeno no es marplatense sino nacional.

Hoy la realidad agregó la dramática consecuencia del Covid-19 que redujo sólo al 20 % el corte de boletos,(algo desconocido hasta el momento) la quinta parte de la recaudación que quiebra  definitivamente rompe la ecuación económica, una pata en las cuales se sostiene el servicio, que en estas condiciones resulta directamente inviable.

Es muy conocida la apelación popular  “a barajar y dar de nuevo”, y esta coyuntura no deja lugar para la previsibilidad casi en ningún aspecto, porque  se rompió el esquema de la prestación tradicional, que ha quedado en la precariedad más absoluta. También se vuelve improcedente girar sobre el esquema instalado sino que se debe formular a través de la declaración de emergencia la “nueva normalidad” que regirá al servicio de los “bondi”.  En Olavarría por ejemplo se redujo el 97 % la recaudación y el corte de boletos. Y Nicolás Lauría anda con la cabeza llena de dudas. ¿O no?

Notas vinculadas: 

“La recaudación y el corte de boleto se redujeron un 97%”

En Córdoba colectivos circulan con un policía a bordo y custodiados por patrulleros

Paro de transporte: en Córdoba la UTA bloqueará puentes y crece la tensión

En un clima de tensión con la UTA intentan aprobar la emergencia del transporte público en Córdoba

Paro total del transporte público el martes 21: Nación y Provincia evaden los subsidios  

Los comentarios están cerrados.