Ciudad, Destacado

Mensaje del nuevo obispo Marino: “Ni menosprecio ni arrogancia”

Este día consagró los óleos sagrados, y fue concelebrada por el administrador diocesano, monseñor Armando Ledesma y los sacerdotes presentes.

Al comenzar la Santa Misa se leyó un mensaje escrito por Monseñor Marino dirigido a toda “mi querida diócesis de Mar del Plata” mediante el cual Obispo electo hizo llegar sus saludos para la Semana Santa “que puedan vivir esta Pascua con una renovación profunda en la alegría y en la esperanza del cielo nuevo y la tierra nueva inaugurados para todos en la resurrección de nuestro Señor Jesucristo”.

“Quiero expresarles mi alegría y gratitud ante la elección que el Santo Padre ha hecho de mí, como obispo de una diócesis donde siempre me he sentido bien recibido. Muchos me han hecho llegar muestras de cordialidad y han comprometido sus oraciones que agradezco desde lo profundo del corazón, pues si el Señor no edifica la casa, en vano trabajan los albañiles” expresaba el mensaje. A los sacerdotes, a los seminaristas, a los religiosos, a los laicos que participan en la Iglesia, a los que están solos, enfermos y a aquellos “cuya dignidad no es reconocida”, a cada uno, Monseñor Marino destinó unas palabras. También hizo hincapié en los que no creen o están distanciados de la Iglesia “les digo: los respeto a todos y a todos los invito; nadie que esté animado de buena voluntad, me resulta indiferente. A todos incluyo en mi sincera oración. En este obispo sólo encontrarán convicciones, pero nunca menosprecio ni palabras de arrogancia”.

Durante la misa, todos los sacerdotes renovaron sus promesas sacerdotales. Posteriormente Monseñor Nicolás Baisi, consagró el Santo Crisma y se bendijeron los óleos de los catecúmenos y de los enfermos. Con el primero se unge a los nuevos bautizados y a los confirmados. También son ungidos los Obispos y los sacerdotes en el día de su ordenación sacramental. El óleo de los catecúmenos también es utilizado en el bautismo, para que el poder de Cristo Salvador fortalezca a quienes reciben este sacramento. Finalmente el último óleo se utiliza para la unción de los enfermos, para significar la fuerza y el consuelo que Dios da en la debilidad.

Al finalizar Monseñor Baisi, agradeció el poder estar presidiendo la misa Crismal y lo bien recibido que fue. También transmitió personalmente los saludos del obispo Marino y expresó “es un hombre santo, los dones de consejo, piedad fortaleza, son los suyos. Él espera venir con ansia y alegría. Recen por él para que pueda ser fiel a su ministerio y para que pueda guiarlos a la casa de Dios”.

Monseñor Armando Ledesma, expresó su agradecimiento a Monseñor Baisi y luego invitó a todos los fieles a ir preparando la llegada del nuevo Obispo de Mar del Plata – el próximo 4 de junio a las 15- desde la oración, la catequesis, y con un corazón alegre “porque nuestra Iglesia tiene un Padre y Pastor. Para nosotros la designación de Monseñor Marino no es una cuestión política, porque el nombre del obispo estaba en el corazón del Padre, para representarlo a Él entre nosotros.  Y esa es nuestra alegría, es que se llama Antonio, pero nuestra alegría fundamental es que es el Obispo, sucesor de los apóstoles, la Iglesia sin el obispo está huérfana. Ahora estamos a la espera de ese padre que nos va a venir a confirmar en la fe” dijo Ledesma. “Ese día será una gran fiesta, tenemos que tomar la plaza, por qué, porque viene el obispo. Lo recibiremos con corazones de hijos pero eso hay que ir preparándolo, no es una fiesta que se improvise, es un camino que debemos hacer para el abrazo con el Padre que ya está por venir. Lleven esta oración a su casa, y téngalo siempre bien presente, ya lo queremos, porque es nuestro Padre” manifestó y luego rezaron una oración que fue distribuida a todos los fieles para pedir por el nuevo pastor de la Iglesia de Mar del Plata.

Actividades durante el Triduo Pascual y Domingo de Pascua

Hoy por la noche, a las 20, Monseñor Armando Ledesma administrador diocesano presidirá la celebración de la Cena del Señor en la Iglesia Catedral. En ella lavará los pies a doce hombres, como lo hizo Jesús el Jueves Santo. Luego de 22 a 24 se desarrollará la Hora Santa, en la que se expone el Santísimo Sacramento para adoración de los fieles.

Mañana Viernes Santo a las 15, también en la Catedral, Monseñor Ledesma presidirá la Solemne Liturgia de la Pasión y Muerte del Señor y a las 20 se rezará el vía crucis por las calles del centro. El Sábado Santo  a las 11, el administrador diocesano, predicará el Sermón de la Soledad y por la noche a las 22 será la Solemne Vigilia Pascual. El Domingo de Pascua, Ledesma presidirá la eucaristía de las 11, aunque en la Iglesia Catedral habrá misas a toda hora; a las  8, 9, 10 y 12 por la tarde 18, 19 y 20 horas.

Otras actividades para este fin de semana

Mañana viernes a las 17.30, en la Reducción de Nuestra Señora del Pilar, ubicada en el kilómetro 14,5 de la ruta 226, se rezará el Vía Crucis a orillas de la Laguna de los Padres. También todos aquellos que deseen visitar y conocer la historia de la Reducción, estará abierta todos estos días -incluso el domingo- de 10 a 17. Durante el Sábado Santo funcionará de 11 a 16.30 un stand en el que se brindará información sobre la misión en Xai-Xai Mozambique que realizan algunos laicos de nuestra diócesis.

Por otro lado, en la Parroquia Nuestra Señora de Lujan de Batán, también el Viernes Santo a las 19, se realizará un vía crucis denominado “La Pasión”, dirigido por Pedro Benítez y con la organización a cargo del Padre Daniel Climente. Será en la Ruta 88 km 13.

Asimismo en todas las parroquias de la Iglesia de Mar del Plata hay actividades programadas para estos días especial, para más información consultar en cada una de ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*