Ciudad, Información General

“El derecho a la vida desde su concepción”

A pesar del intenso frío en la ciudad, miles de fieles se congregaron en la Iglesia Catedral para celebrar la solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Jesús, o también conocida como Corpus Christi. La Santa Misa fue presidida por Monseñor Antonio Marino, obispo de Mar del Plata y concelebró el Vicario General, Monseñor Armando Ledesma y también decenas de sacerdotes. Luego de la eucaristía, se realizó la procesión por las calles del centro llevando en andas al Santísimo Sacramento, finalizando nuevamente en las escalinatas de la Catedral donde el obispo impartió la bendición con la Sagrada Forma.

La misa comenzó a las 15 puntual. El templo estaba colmado de fieles de todas las comunidades y movimientos de Mar del Plata que llevaban sus pancartas identificándose. También participaron decenas de niños y jóvenes como monaguillos, que precedieron al Obispo en la procesión y dieron un tinte especial a la celebración. Los abanderados de los colegios católicos también estuvieron presentes en el Corpus Christi.

Durante la homilía Monseñor Marino destacó el sentido de esta fiesta en la que se venera el cuerpo y la sangre de Jesús, “la Eucaristía es un misterio de nuestra fe, una de las verdades que confesamos y de las cuales vivimos. Son múltiples los vínculos que podemos descubrir entre la Eucaristía y la Iglesia. Por este admi­rable sacramento se significa y realiza la unidad de la Iglesia. Esta solemnidad tiene un hondo sentido eclesial. De allí la importancia de esta multitudinaria concentración de fieles, junto al obispo y el clero, los consagrados y consagradas y los laicos”.

“En continuidad con cuanto venimos diciendo, deseo destacar la importancia que hoy  adquiere la defensa de la dignidad de todo hombre. El Papa Benedicto XVI, en la exhortación apostólica Sacramentum caritatis, nos decía: el culto agradable a Dios nunca es un acto meramente privado, sin consecuencias en nuestras relaciones sociales: al contrario, exige el testimonio público de la propia fe. Obviamente, esto vale para todos los bautizados, pero tiene una importancia particular para quienes, por la posición social o política que ocupan, han de tomar decisiones sobre valores fundamentales, como el respeto y la defensa de la vida humana, desde su concepción hasta su fin natural, la familia fundada en el matrimonio entre hombre y mujer, la libertad de educación de los hijos, y la promoción del bien común en todas sus formas. Estos valores no son negociables” dijo el Obispo, y luego continuó “en el legítimo clamor por los derechos humanos, por tanto, no nos olvidemos nunca de levantar nuestra voz en defensa del primero y más fundamental de ellos: el derecho a la vida desde su concepción hasta su término natural, hoy amenazado por proyectos de leyes que en nuestra patria fomentan una cultura de la muerte”. “Quiero que en nuestra diócesis se implemente una acción decidida de atención y socorro eficaz a toda mujer que por cualquier circunstancia sobrelleve un embarazo no deseado. La Iglesia no sólo denuncia lo que está mal, sino que se compromete en la promoción del bien, en la medida de sus fuerzas” pidió Monseñor Marino a los fieles presentes.

En sus palabras, el Obispo también aludió a la publicación de unos cuadernos y a la reciente aparición de una revista por parte del Ministerio de Educación de la Nación en el marco del Programa Nacional de Educación Sexual Integral, y manifestó ante los presentes, “en muchos puntos constituye, a nuestro entender, una clara violación del derecho de los padres a elegir el tipo de educación que desean para sus hijos. No nos oponemos a la educación sexual, pero entendemos que la misma no puede ser presentada en términos puramente biológicos y psicológicos, al margen de toda valoración moral o de la búsqueda de un sentido intrínseco a la naturaleza espiritual del hombre. También discrepamos en la distorsión del concepto de familia. En todo esto, el derecho de los padres es anterior a todo poder del Estado”.

Como conclusión el pastor de la Iglesia Católica, señaló “llevaremos en procesión por las calles de la ciudad el Santísimo Sacramento, como testimonio de lo que creemos y del compromiso que adquirimos. Después de haber contemplado su augusta grandeza aprendamos a tener coherencia eucarística en nuestra vida cotidiana”.

Procesión por las calles del centro

 

Unas de los aspectos sobresalientes de esta solemnidad del Corpus Christi es la procesión que se realiza por las calles del centro de Mar del Plata, dado que es la única vez en el año que se saca el Santísimo Sacramento del sagrario y fuera del templo para ser venerado.

Apenas finalizada la eucaristía, el Obispo, los sacerdotes, consagrados, los monaguillos y todos los fieles salieron del templo y caminaron junto a la Sagrada Forma, que era llevada en andas, recorriendo las calles del centro y ante la mirada atenta -o curiosa- de algunos transeúntes. La procesión recorrió desde Mitre y San Martín, hasta Rivadavia, llegando hasta Catamarca y retomando nuevamente San Martín para llegar hasta las escalinatas de la Iglesia Catedral. A pesar del frío polar que azotó la ciudad, los fieles acompañaron al Santísimo Sacramento, cantaron y rezaron siguiendo a los guías a través de equipos de audios apostados en varias camionetas destinadas a tal fin.

En la puerta del templo, el Obispo realizó una oración y posteriormente bendijo a todos con la Hostia Consagrada. Como se realiza todos los años, se cantó el Himno Nacional. Monseñor Marino profundamente emocionado agradeció la presencia de todos y concluyó “podría transmitir muchas impresiones muy gratas de esta celebración del Corpus Christi. Sólo quiero transmitir una, he visto a muchos chicos monaguillos, acólitos de las parroquias, esta presencia me alegra; ellos son a su modo servidores de la eucaristía. Que esta cercanía con Jesús sacramentado se les pueda grabar impregnar en el alma y los acompañe toda la vida. A todos como pastor de esta diócesis, los quiero  mucho y los pongo en el corazón de Jesús eucarístico”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*