Política

Visto, oído y comentado en el H.C. Delirante

f620x0-9022_9040_51Vilma espera ansiosamente el 2015. El 2014 fue su año para olvidar. Rompió todo lo que tocó, a contramano de la UCR, no se sintió acompañada ni respaldada. Exhibe desprecio, pero no construye en función de las expectativas. Complicada por su estado de salud, se aísla, e increpó a colaborador de mdphoy.com por manejo de información periodística sobre Las Prunas. Hace rato que viene por la banquina, cuando todos quieran verla con las cuatro ruedas sobre el camino.

Vilma con los días contados. A 23 días del 31 de diciembre, quiere que el 2014 termine cuanto antes. Parece que una eternidad ha pasado desde octubre de 2013, cuando fue clara ganadora de la elección que potencialmente, la convirtió en intendente virtual. Debió existir casi un traslado del eje del esquema de poder. Pero no ocurrió, a pesar que fue triunfalista y automáticamente se autoproclamó candidata, antes ya lo había hecho (como si hiciere falta) Leopoldo Moreau.

Una cadena de errores. Ha tenido malos momentos personales, su salud se vio quebrantada, tuvo indecisiones, y cuando decidió se equivocó. En la UCR ya prefieren mirar para otro lado, y ella también para qué negarlo, acaso no lo hacen  Julio Cobos, Gerardo Morales y Ernesto Sanz. Vilma está en todo su derecho de sacarse innecesarias fotos con Gabriel Mariotto, que no puede cortar el pasto de las rutas bonaerenses y quieren hacer una autovía a Necochea. Lo de sus encuentros con Arroyo, tiene alguna lógica, pero propios ni extraños prefieren escucharla, algunos la crucifican, casi una herejía política, pero eso es Vilma.

 Se compró todo el talonario. Los nombramientos de Antonio Costantino y Norberto Pérez, fueron un adelanto de cómo sería una intendencia de Vilma, cuyos colaboradores no cuentan con el beneplácito de las exigencias radicales. Algunos se imaginan a Baragiola armando un gabinete, con estos antecedentes. Memorioso cronista recuerda cuando Ariel Ciano dijo categóricamente “Gustavo (por Pulti) es un estadista al lado de Vilma”.

Un error de cálculo o desinterés. Baragiola fue invitada hace justamente un año, a hacer uso de la palabra, ya que se celebraba el 30º aniversario de la recuperación de la democracia, con un referente excluyente como Raúl Alfonsín. Como ganadora de las elecciones y en ese momento futura presidenta del HCD, era una ocasión de perlas para lucirse. Pero inesperadamente delegó hacerlo, y fue Ciano quien usó el acontecimiento. Para que no queden dudas, cualquier radical (menos Vilma) no hubiera desaprovechado la oportunidad, para hablar en esa especial ocasión.

El daño de los camioneros. El episodio camioneros la dejó marcada, más allá del fallo de la justicia. Hubo expresiones suyas, sobre una correligionaria, sobre una entidad de preservación del patrimonio histórico y sobre periodistas, que no necesariamente la implican en un ilícito, pero que no la dejaron bien parada. Tiene que ver con actitudes, con un estilo y forma de conducirse, más allá de la cámara oculta y los videos editados.

La victimización como defensa. Le tendieron puentes hasta desde el Departamento Ejecutivo, para que renunciara, pero prefirió resistir a pesar de que era cantado su final. Prefirió enfrentar el desgaste y obligar a un acorazado partidario, que en algunos casos incluyó a pocos miembros del UNEN “sus socios políticos”. Sufrió todo el proceso de una comisión integrada al sólo efecto de demolerla políticamente, fue su propia decisión.

Hasta el mundial como excusa. Hasta el mundial de fútbol de Brasil fue tomado como excusa, más bien como escudo, por aquello de la opinión pública entretenida. Ese era un plazo que se había autoimpuesto, pero que tampoco cumplió, permitiendo avanzar a la comisión investigadora que la estaba evaluando, con un resultado cantado, que en espacios compitió con el esperado fallo judicial.

Aguantando la mecha. El propio presidente del Comité Nacional, Dr. Ernesto Sanz, se inclinó por bancar a Baragiola, desde el punto de vista estrictamente jurídico, pero implícitamente era también un respaldo político. Pero nada la dejó conforme, íntimamente confiesa en que la dejaron sola y ni que hablar cuando Nicolás Maiorano asumió la presidencia del HCD que ella debió dejar, tras la torpeza en la casa de Eva Moyano. Aunque Vilma sabía que la sede de camioneros no es un santuario, precisamente.

De mal en peor. Pero Vilma en su raid como paquidermo en un bazar, en un acto desmedido e improcedente, se sintió menoscabada e increpó a un colaborador de mdphoy.com , que manejaba información sobre el tema de Las Prunas. «Flaco, ¿cómo no me lo diste a mí primero?». Agrupación Atlántica explotó políticamente el caso Las Prunas y la real intervención de Pablo García, secretario de Gobierno y colega de buffet de Ariel Ciano y Horacio Taccone, éste a su vez titular del EMDER.

Con Arroyo, dos cortados. Tanto Arroyo como Baragiola, demuestran autonomía propia. Vilma sentada en el voto radical, más el aporte de sus socios del UNEN, fue cómoda ganadora. Sólo doce meses después ha consumido parte de su capital, afectando su credibilidad y equivocándose demasiado. Debió pasar inadvertida, pero cobró protagonismo negativo, indudablemente. En tanto José Cano, un hombre de peso en la estructura de Arroyo, dijo no haber sabido, no haber participado, no estar al tanto de lo conversado. ¿Qué tomaron Vilma y Arroyo? Dos cortados, que otra cosa podían tomar.

 

4 Comentarios

  1. Vilma, fuiste.

  2. Gracias Carlos por el comentario

  3. Simple. Nota excelente!

  4. Gracias Hugo por el comentario.