Ciudad, Información General

Tragedia en el arranque de la temporada: cayeron 3 balcones y aplastaron a una mujer y su hijita


Foto: Fabián Gastiarena

Estaban mirando una vidriera en una concurrida esquina de Punta Mogotes. Cedió la protección de la terraza de un edificio y arrastró todas las estructuras.   

Un drama ocurrió este sábado por la tarde en Mar del Plata. En la esquina de Acevedo y Puán, en plena zona comercial de Punta Mogotes, se desmoronó la pared de protección de la terraza de un edificio de dos pisos y arrastró toda la línea de balcones. Debajo de los escombros, murieron aplastadas una mujer y su hija de tres años.

El accidente ocurrió en uno de los cruces más transitados de la zona, en el arranque de la temporada. En la planta baja del edificio, que ocupa toda la esquina, hay una heladería y dos locales, uno de indumentaria y una veterinaria.

Las víctimas son Agustina Ferro, de 35 años, y su hija India Luzardi, de tres. Eran marplatenses y ambas murieron aplastadas por los balcones. Estaban con el resto de la familia, el padre y otra nena de entre 8 y 10 años, tomando algo en un bar enfrente. Cruzaron para ver la vidriera del local de ropa y la estructura se les desmoronó encima

La zona está cercada y los cuerpos de las víctimas fueron trasladados a la morgue marplatense. Está trabajando en el lugar personal de Defensa Civil y de Bomberos, y del área de Obras Públicas de la Municipalidad. Rodrigo Gonçalvez, titular de Defensa Civil marplatense, informó que el edificio fue evacuado. “El lugar ha quedado devastado por la caída de los balcones”, agregó. El fiscal de Delitos Culposos, Pablo Cistoldi, indicó que además se colocará una “malla preventiva” ante la posibilidad de nuevos desprendimientos. 

Foto: Fabián Gastiarena

El edificio donde ocurrió la tragedia está ubicado a una cuadra de la costanera y tiene ocho departamentos, que dan sobre la esquina de Acevedo y Puan. Según se puede ver en las imágenes de Google Maps, tenía una pared de protección en la azotea, que es la que se desprendió, por causas que aún se desconocen. Según comentaron a este diario peritos que estuvieron en el lugar, los ladrillos de la pared del techo estaban húmedos, por lo que se cree que una filtración los podría haber debilitado.

En el primer piso había un balcón completo que recorría toda la esquina, y que sobre la calle Puán era de unos 15 metros. El segundo piso tenía dos balcones de unos cinco metros cada uno. Esos tres balcones sobre Puán se desprendieron, además de parte del balcón del primer piso sobre Acevedo, arrastrados por la pared de la azotea. .

Desde el Municipio señalaron a Clarín que el edificio es un lugar de veraneo, ocupado por turistas, y que no estaba en reparaciones en este momento. También detallaron que en General Pueyrredón existe una ordenanza que obliga a hacer controles obligatorios a las fachadas de los edificios sólo en aquellos casos en que tengan una antigüedad mayor a 10 años y una altura superior a los nueve metros, es decir, tres pisos. Este edificio, que tenía dos pisos, no estaba entonces sometido a ningún control obligatorio. Por eso, creen que podría caberle la responsabilidad al administrador del consorcio. 

El fiscal Cistoldi detalló en declaraciones a TN que “hay que ver la antigüedad del edificio, si hubo algún tipo de reformas, ver la administración, la Municipalidad, cómo ha sido la historia del edificio y a partir de ahí sacar conclusiones. Se cayó el balconcito de la azotea y fue tirando todo lo demás”. “Podría haberle pasado a cualquier persona que pasara por ahí”, dijo el fiscal.

El fiscal dijo que deberán hacerse todas las pericias antes de avanzar con las responsabilidades penales, pero admitió que “Mar del Plata es una ciudad que está junto al mar y los hierros se oxidan más rápido, hay que ver los materiales” e instó más allá de este caso a todos los “administradores, arquitectos, organismos de obras privadas ver cómo van respondiendo para prevenir”.  

Fuente: diario Clarín

Guillermo Villarreal

Colaboró: Mariano Gavira

2 Comentarios

  1. El país está así. Hace muchísimo tiempo.