Jorge Elias Gomez, Opinión, Política

Traficantes de sueños y un relato falso de la realidad

El intendente Gustavo Pulti, se sumó al coro de ángeles, en este operativo clamor armado en el Salón Atlántico del Gran Hotel Provincial. Decir que el turismo creció por que ha despertado el consumo en el país, sólo puede ser interpretado desde un punto de vista con intereses políticos, como evidentemente sucede en el caso de ambos.

Nos hallamos en una temporada alta con registros que no superan la anterior (ver aparte). Las estadísticas han quedado sólo en manos, de los nada confiables organismos oficiales, y el único dato que suministraba el EMTUR, fue absorbido por la Nación y la Provincia, y es utilizado para dar la sensación, que la población se encuentra en estado de gracia y de festejo, que no inocentemente se intentará aplicar en los fines de semana largo, en un año electoral.

No es posible creer que CFK utilice el mismo énfasis, en sus elegantes y estudiados gestos, algunos propiamente naturales e incorporados a su personalidad. Tranquilamente le valdrían un papel de artista cinematográfica de jerarquía, ya que tiene todas las condiciones, para decir que el aumento a los jubilados a partir de marzo, es igual al equivalente del valor de tres kilos de carne, con lo cual deberán tirar hasta setiembre, seis meses con un ritmo de inflación del 2 % mensual en los precios de la canasta básica de alimentos. De esta misma manera habló de la máquina del turismo, que impacta sobre la mejor calidad de los argentinos.

La evaluación de una temporada se mide de punta a punta, no en su pico. El momento se presta, pues se alcanza el apogeo del movimiento.Lamentablemente las agencias nacionales de noticias y canales informativos, sólo difunden las cifras oficiales, y no hay quien mida los verdaderos números, en esta ocasión ni consultoras privadas. No es para hacer causa común, cuando el gobierno interpreta algunos datos y manipula los mismos, torciendo la realidad. En menos de un mes han muerto cinco niños por desnutrición en Salta, un desgraciado fenómeno que se extiende en las provincias del Norte, en un país que tiene una capacidad para alimentar a 400.000.000 de personas.

Es muy distinto venir a conocer el mar, salir del bochorno del calor de Capital Federal y Gran Buenos Aires. No es lo mismo salir de vacaciones que venir a cómo de lugar. Se pudo observar como muchas personas, intentaban ingresar por la puerta de descenso de los colectivos, para evadir el pago del boleto. No se conoce tampoco cuánto ha sido el gasto “per cápita”, si en Córdoba que fue de $ 302.- Estimándose que en el caso de Mar del Plata superaría ligeramente los $ 120.- por día.

La señora presidenta de la Nación, debería saber que muchos niños de los barrios más alejados de Mar del Plata, tampoco conocen el mar que toca las playas de su ciudad. Tampoco el turismo no ha demandado mayor mano de obra en la ciudad. Si pudo haberse cruzado con un empleado de correo, que le agradeció haber salido por primera vez de vacaciones en su vida. Sólo el 15 % de los argentinos salieron de vacaciones, muchos de ellos con la misma precariedad con la que viven el resto del año, y que continuaron haciéndolo por un fin de semana largo (no más de eso) en la denominada Ciudad Feliz.

Los ejemplos son irrefutables y agobiantes por su contundencia, si las consultas se hacen con seriedad y veracidad, no consultando Viento en Popa, Los Cuencos y Anticuario (excelentes negocios gastronómicos), como hacen los medios locales de difusión oficialista, creando expectativas desmesuradas, con un agravante, invitan a la inversión, comprar un horno, una nueva heladera, una moto para delivery, tomar créditos para mejorar estructuras, comprar nuevas lonas para las carpas etc. etc. ahora hay que pagarlos. En muchos casos se ha cambiado la plata e incluso se trabajó,  debajo de los límites de la rentabilidad para poder hacer caja y enfrentar los gastos del día a día.

La demagogia y el populismo, en la utilización de la pobreza,  pretender hacer creer que estamos ante la mejor temporada de la historia, cuando en realidad puede ser una de las más flojas de los últimos años. Por una razón muy simple: el inicio del ciclo lectivo en la Ciudad de Buenos Aires y la Provincia de Buenos Aires, excluyentes centros emisores de turistas a la costa atlántica.

La señora presidenta, utilizó el mismo esquema de sus habituales contactos televisivos, de algunos de los salones de la Casa Rosada, ésta vez su anfitrión fue Florencio Aldrey Iglesias con los 250 aplaudidores de siempre, entre ellos los infaltables Amado Boudou y Diego Bossio, en esta ocasión ayudados con la presencia de sus intérpretes lugareños, que forjan la claque de sus mensajes públicos. Son los habituales traficantes de sueños, sólo sustentados por datos que construyen con un falso relato de la realidadAsí te rompen la esperanza.

Jorge Elías Gómez
jgomez@mdphoy.com

Un comentario

  1. El ingreso turistico, NO es el de arribo de visitantes. Como sabe cualquier vecino que debe hacer un arreglo en su casa, se pregunta: cuantos trabajadores necesito, cuanto me cuestan por dia y cuanto tardan en hacerlo. En turismo…hay que hacer lo mismo: cuantos vinieron X cuanto gastaron por dia X cuantos dias estuvieron. Ya deberian saber los numeritos de enero…que pasa?