Ciudad

Trabajo suspendió la audiencia con el gremio de Sanidad, mientras busca resolver el financiamiento del sector

blank

 

 

 

 

 

El Ministerio de Trabajo decidió suspender la audiencia prevista para este miércoles entre el sindicato de Sanidad y las empresas del sector, ya que se encuentra abocado a solucionar los problemas de financiamiento de clínicas y sanatorios, que alegan que no pueden pagar el aumento salarial solicitado.

“El motivo que aduce Trabajo para suspender la audiencia es que se encuentran elaborando instrumentos que permitan solucionar los problemas de financiamiento del sistema de salud que impactan en forma directa sobre la economía de las clínicas, sanatorios y el resto de los empleadores”, informó este martes el gremio que lideran Carlos West Ocampo y Héctor Daer.

De esta forma, el Gobierno consideró que hasta que no destrabe el problema económico de los prestadores privados, que piden que les habiliten un aumento de sus aranceles para poder pagar las subas salariales, no tenía sentido llevar a cabo la audiencia entre las partes, a la que había convocado.

Lo había hecho en el marco de la conciliación obligatoria que rige en medio del conflicto salarial y que la cartera laboral dictó para desactivar paros anunciados y acercar posiciones entre el sindicato y las empresas.

Por su parte, Sanidad advirtió en un comunicado que no aceptará “más dilaciones ni demoras”, ya que los salarios de las enfermeras y camilleros “se encuentran vencidos y se han depreciado considerablemente por la inflación”.

Y decidió convocar a todos los secretarios generales a un plenario para este jueves 8 de julio, a fin avanzar en el plan de lucha porque -señalaron- “sin salarios no hay salud”.

“Exhortamos al Ministerio de Trabajo a que convoque rápidamente a las audiencias que resulten necesarias a todos los involucrados para alcanzar una justa recomposición para nuestros salarios”, agregó el gremio.

Y finalizó: “Hemos enfrentado a la pandemia sin descanso ni excusas; con profesionalismo y responsabilidad, solo reclamamos lo que por derecho nos corresponde; un salario justo”.

El sindicato realizó el viernes pasado una masiva protesta en el centro porteño para reclamar por un aumento salarial del 43% y 45%, es decir ubicado en la nueva pauta, pese a que ya regía la conciliación, aunque sí debió dejar sin efecto los paros de cuatro horas que había dispuesto para ese día y el anterior.

Por su parte, las grandes empresas de salud, clínicas, laboratorios y prepagas, aseguran que no pueden pagar incrementos salariales como los que pide el sindicato si no les permiten aumentar sus cuotas y hacen hincapié en el gasto extra que debieron afrontar en los últimos tiempos para atender la pandemia de Covid.

En ese marco, se espera que el Gobierno destrabe este tema con los prestadores para luego sí disponer que se retome la paritaria y se pueda firmar el acuerdo salarial.

Noticias Argentinas

Un comentario

  1. Mucho aplauso y poca plata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*