Carta de Lectores

¿Sabés vos lo que se siente?

0010460086Cubrís una cuadrícula durante 24 horas, con frío, calor, lluvia o temporal, pidiendo permiso por radio hasta para ir a un baño, intentando vanamente ahorrar los pocos litros de combustible que hay en el tanque, si te paras mucho rato el sistema te detecta y te llaman acusándote de estar durmiendo, si te movés permanentemente te quedas sin nafta, rezas para que el móvil no se te plante dado que por todos lados pide por favor reparaciones.

Vas a acudir a los llamados como y cuando puedas, imposible que te partas en diez, vas a comer a hurtadillas un mísero sandwich en la hora incierta de un respiro, tal vez no tengas chaleco de protección, no alcanzan para todos y muchos están vencidos, el costo de comprar uno por tu cuenta es privativo del sueldo de un policía promedio, siempre pero siempre, vas a preferir invertir ese dinero en tu familia aun sabiendo que la muerte acecha a la vuelta de la esquina.

Vas a tratar de cumplir, vas, venís, corrés, calmas, consolás, enfrentás, atendés, todo… acorde a las miles de situaciones diferentes que se te presenten, desde una riña familiar hasta un enfrentamiento armado donde los delincuentes te superan cinco a uno. Para muchos sos el feo, sucio y malo, el gorra, el rati o simplemente el gato.

Esto es la verdad de ser policía, vas a finalizar tu servicio agotado y si Dios lo quiso… ileso. Pero tu día no termina ahí, debes quedarte a cubrir horas extras, reforzando la guardia entrante y al otro día vas a ir a un servicio adicional para mejorar con unos pocos pesos el sueldo que llevas a tu casa y cuando tengas completo un franco a lo mejor te toca servicio de cancha, tus hijos quieren conocer el mar pero a vos te van a dar las vacaciones de verano en mayo por razones de falta de personal.

¿Te sigo contando? Te vas a jugar la vida, mal dormido, mal comido, gastando de tu bolsillo para comprar borceguíes, uniforme, simplemente por que necesitas verte prolijo, sentirte decente y no parecer un mendigo, por que amas a tu profesión y estas orgulloso de ella, porque es ese orgullo él que te lleva día a día adelante. Vas a obedecer directivas que rijan tu proceder, irónicamente creadas en la comodidad de un escritorio por alguien que no tiene ni idea de que se siente y que se vive en el día a día de un policía de patrulla, simplemente porque jamás tuvo la experiencia, pero no importa, ese genio de escritorio te va a ordenar a vos que hacer y cómo hacerlo, cuando vos ya llevas toda una vida haciendo justamente lo que él no sabe, que es ser operativo.

Vas a luchar contra muchos tipos de delincuencia en inferioridad de condiciones porque hoy la ley es para beneficiar al malandra y no al servidor público, te vas a dar cuenta que los derechos humanos corren para un solo lado y que vos amigo uniformado no tenes ninguno, sos sacrificable y tu sangre derramada puede ser hasta beneficiosa para que algún político obtenga más votos.

Podría contarte muchas cosas, injusticias, dolores, tristezas, pero prefiero contarte ahora algo diferente. El policía es un hombre o una mujer como vos, que vive, siente, ama, sufre y ríe de la misma manera que el médico, el mecánico, el obrero el comerciante. El policía es antes que nada también persona como vos, entonces voy a pedirte un favor chiquito pero importante, cuando veas un móvil detenido en tu barrio, acércate, estrechá la mano del policía que lo ocupa, conversa con él un momento porque para él eso es gratificante y es una manera de no sentirse tan solo, dedícale una sonrisa y recordá sobre todo recordá, que ese policía, que también es padre, madre, esposo, esposa hijo o hija, quizás deba dejar su sangre en el asfalto para que vos conserves la tuya.

Luis Eduardo Lemos

2 Comentarios

  1. Excelente, es la pura verdad. Esto debería tener difusión a nivel nacional. La gente no entiende, no sabe. La gente está intoxicada por el discurso zurdo-progresista que durante 12 años, o más, hizo ver a cujaquier uniformado como enemigo del pueblo, genocida, represor y asesino de masas. Hasta los uniformes de los boy scouts fueron descalificados. 12 años en que nos metieron en la cabeza tres premisas básicas del no-pensamiento: «la prensa miente, el gobierno roba y la policía mata», más la inculcación de un increíble «derecho»: NO TENGO… DAME!!!, que lleva a las clases pobres a encarar sólo dos soluciones: exigir o robar.

  2. FELICITACIONES POR LA NOTA!!!!!! Y DIOS LOS BENDIGA SR. LEMOS Y SR. NESTOR N. REALMENTE LA NOTA EMOCIONANTE Y EL COMENTARIO MUY ACERTADO, GRACIAS MUCHAS GRACIAS!!!