Ciudad

Quieren “salvar” la única obra de Salamone en Mar del Plata

A través de una junta de firmas que ya cuenta con casi 500 adeptos, una de las nietas de Francisco Salamone inició una campaña para “salvar” la única obra que el afamado arquitecto italiano construyó en la ciudad bonaerense de Mar del Plata.

 

blank

 

 

“Decidí publicar esta petición porque me enteré que la casa que diseñó mi abuelo para el señor Emilio Canzani, y que es única de su autoría en esa ciudad, tiene un cartel de venta, y me pareció prudente averiguar si está siendo incluida dentro de la Ley de Patrimonio Cultural de la obra de Francisco Salamone”, detalló la mujer en diálogo con INFOCIELO.

“Tengo entendido no lo está, y ante la preocupación de que algún inversor la compre y decida derribarla, consulté con varias personas para ver los pasos a seguir para protegerla”, agregó.

En este marco, la nieta de Salamone describió a la petición web como “una demostración de interés de las personas” cuyo objetivo es “influenciar a las autoridades locales, provinciales y nacionales para cumplir con los pasos debidos y proteger esta casa”.

La construcción en cuestión es una vivienda familiar y está ubicada sobre la calle Buenos Aires, entre los típicos chalets marplatenses. Construida en 1954 por el arquitecto, hoy lleva un anuncio de venta que preocupa a sus familiares y también a sus seguidores.

“Esta obra única de Salamone en la ciudad de Mar del Plata debería ser incluida dentro del conjunto de obras declaradas Patrimonio Cultural e Histórico de la Provincia de Buenos Aires y ser protegida bajo sus leyes para evitar ser destruida”, reza el texto publicado en la plataforma Avaaz.org, dirigido al director del Patrimonio Cultural de la Provincia de Buenos Aires, Pedro Delheye.

“La casa desde hace un año está en venta en un sector muy codiciado por los emprendimientos inmobiliarios, donde se permite construir bastantes pisos en edificios de viviendas u oficinas. Antes que se venda y sea demolida, estamos buscando que sea preservada y protegida”, sostuvo en diálogo con el portal marplatense 0223 el arquitecto y profesor en la Facultad de Arquitectura de la Unmdp Pablo Mastropascua.

¿Quién fue Francisco Salamone?

Francisco Salamone fue un arquitecto ítalo-argentino que vivió y trabajó en Argentina, autor de más de 60 edificios en 25 municipios de la provincia de Buenos Aires entre 1936 y 1940.

Azul, Rauch, Laprida, Gonzales Chaves, Balcarce, Coronel Pringles, Tornquist, Guaminí, Saavedra y Adolfo Alsina son algunas de las ciudades que recibieron estos tótems arquitectónicos, caracterizados por usos originales del espacio, torres altas, líneas rectas y simetría.

“Sus obras son cementerios, mataderos y palacios municipales que encarnan el modernismo en diferentes ciudades y pueblos bonaerenses”, describen desde el Ministerio de Cultura de la Nación.

Salamone nació el 5 de junio de 1897. Tras egresar del Colegio Otto Krause de Buenos Aires, decidió seguir los pasos de su padre en el oficio de la construcción. Así, inició sus estudios, hasta graduarse de Ingeniero-Arquitecto en 1920 y de Ingeniero Civil en 1922.

Luego de casarse con Adolfina Croft, hija del cónsul astrohúngaro que vivía en Bahía Blanca, comenzó a relacionarse con gente de la alta sociedad, entre ellos el entonces gobernador Manuel Fresco, en cuya administración se desarrollaron la mayoría de sus edificaciones.

En 1940 se trasladó con su familia a la ciudad de Buenos Aires, donde dirigió múltiples obras de pavimentación urbana y proyectó solo dos edificios.

El arquitecto falleció el 8 de agosto de 1959, dejando una herencia arquitectónica monumental en la pampa argentina. Luego de muchos años, su obra se vio nuevamente reconsiderada, valorizada y citada por la prensa especializada, estudios de arquitectura, muestras de fotografía y la actividad turística.

Un comentario

  1. Las campañas salen caras dijo Vilma…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*