Policiales

Matrimonio marplatense le exige a la justicia que les devuelva a sus hijos

10850319_749856735103470_4444542784570906341_nLuego de la muerte de Candela una beba de 5 meses, en el Hospital Materno Infantil, el 31 de agosto de 2013. Sus padres Lucía Sosa y Javier Picart, no solo perdieron físicamente a la menor sino que les quitaron la tenencia de sus otros tres hijos: Lucas de 7, Claudio de 4 y Aldana de 3 años, a raíz que desde el nosocomio argumentaron que en el cuerpo de la beba se encontraron restos de cocaína.

De allí en más todo fue una pesadilla para esta familia marplatense ya que la jueza Andrea Marcote les quitó de manera temporal la tenencia a sus padres. A partir del informe de la autopsia de la beba de cinco meses fallecida sobre supuesta existencia de cocaína en sangre de la niña.

Sufren violencia institucional de parte de los poderes médico, judicial y eclesial”, afirmaron desde la ONG Red Enred.

Y añadieron que “dichos poderes ejercen una clara discriminación, son responsables de que su hijo Lucas de 7 años fuera entregado en adopción a una familia de Hogares de Belén que tenía la función de cuidarlo temporalmente, tratándose en este caso de una apropiación de niños/as en democracia”.

Acto seguido continuaron: “esta entrega se realizó como consecuencia de un diagnóstico hecho por profesionales no capacitados para ello, y que fue desestimado por expertos profesionales de la salud (Dr. Alfredo Grande y Lic Patricia Gordon y el equipo interdisciplinario de EnRED, entre otros) que se han expedido durante años argumentando que la señora Sosa no padece síndrome alguno y que viene realizando un tratamiento psicológico individual y grupal en el cual se ha evaluado su capacidad para el maternaje, y que han alertado sobre el efecto nocivo que pesa sobre ella la violencia que se ejerce desde las instituciones”.

Asimismo afirmaron que “también hacemos responsables a los poderes que denunciamos, del fallecimiento de su hija Candela en el Hospital Materno Infantil a los cinco meses de vida; y a raíz de un resultado falso que dictaminó presencia de cocaína en sangre de la bebé, informe que fue contradicho por cuatro autopsias, sus hijos Claudio y Micaela, de 3 y 4 años, estén privados de su libertad para vivir con sus padres desde la muerte de su hermanita, reteniéndoselos en el Hogar Gayone de esta ciudad”.

Por su parte desde la ONG señalaron que “la situación descripta fue denunciada públicamente por la familia Sosa – Picart en el marco de las actividades contra el abuso sexual infantil que organizamos desde EnRed”.

Ante la insistencia de la familia afectada para que les devuelvan a sus hijos, el juez del Juzgado de Familia Nº4 Juan Facundo Dominoni el 15 del corriente dispuso tan sólo la posibilidad de visitas (bajo control del personal del Gayone) a los dos hijos allí institucionalizados los días 24 y 25, y 31 y 1ª de enero.

No obstante integrantes de la ONG confirmaron que “las autopsias negaron la existencia de esa droga, y la Defensoría a cargo del Dr. Caamaño pide restitución de los niños, pero el citado juez se opone”.

Concluyendo que: “exigimos la inmediata restitución de los niños Claudio y Micaela a sus padres, de los que están separados debido a una medida arbitraria desde septiembre del año pasado”.

Foto: facebook

Un comentario

  1. Lean los fallos d la justicia, http://www.223digital.com.ar o cualquier portal d noticias del 27/10/2015. Y ahora…..