Política

Mal arranque de un concejal clave para CAMBIEMOS; le retiran la confianza

blank

Cuál es la vara que utiliza Montenegro en algunas designaciones, ha comenzado a ser casi  motivo de desvelos propios y extraños, sobretodo en el impacto que las mismas puedan causar a futuro.

A la ya, por lo menos polémica llegada de Santiago Bonifatti, que anda buscando comandos que operan en su contra en la Secretaría de Gobierno, se ha sumado ahora el desolador panorama que se pinta con Alejandro Carrancio, como presidente nada menos que del sub bloque del intendente Guillermo Montenegro.

Son alrededor de 20 concejales, de todos los bloques,  los que hacen cola para increparlo, como oportunista, calculador, especulador e inescrupuloso, en torno al aprovechamiento personal  y uso indebido de anuncios de congelamiento y reducciones de sueldos de plantas políticas. Carrancio se arrogó para sí, y de manera excluyente, una iniciativa que según los datos recogidos no contó ni con la consulta de sus otros tres compañeros de bancada, Lauría, Neme y Volponi.

Carrancio quiso ser el mejor de la clase, el más alcahuete (muchas veces lo logra) y salir a buscar los réditos de la adhesión a una medida que poco a poco (con distintos matices) se van tomando en todos los distritos del país y que el intendente marplatense adoptó, luego de haber duplicado su sueldo más los gastos de representación sin rendiciones de cuenta, establecidos reglamentariamente.

Es decir Carrancio de luces bajas y cero creatividad, ha inaugurado su calidad de vocero del intendente en el Concejo Deliberante, en una condición que despertó un malestar generalizado y que presagia convulsiones a futuro: nadie lo tendrá como interlocutor válido por falta de confianza, señalaron algunas fuentes.

Máxime si se tiene en cuenta que el Frente de Todos trabaja en una propuesta que puede obtener unanimidad, lo cual aislará mucho más a quien representa al intendente Montenegro. Y esto recién empieza.

Un comentario

  1. Cambiemos es lo peor que le pasó al país en los ultimos 200 años

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*