Ciudad

“Las dragas que no desmanteló o hundió, Tettamanti las tiene abandonadas”

Revista-Puerto-Draga-Mendoza-01La Draga 259 C Mendoza está prisionera de la imprevisibilidad y la desidia en la Base Naval de Mar del Plata con riesgos de hundimiento ante la apertura de un rumbo en la banda de babor de la embarcación al golpear contra el muelle de la Base durante una de las últimas sudestadas de este invierno.

El crudo diagnóstico pertenece a Roberto Milio, secretario General del Sindicato del Personal de Dragado y Balizamiento (SIPEDyB) Río de la Plata. En diálogo con REVISTA PUERTO el dirigente cuestionó fuertemente el rol de Horario Tettamanti en relación con el estado deplorable de las dragas púbicas que dependen de la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables.

“Las dragas que no desmanteló con su astillero, como la 257, que nunca volvió siquiera a funcionar, están hundidas o abandonadas como la Mendoza”, criticó el dirigente, para quien Tettamanti “es el brazo ejecutor de un Estado al que no le interesa mantener operativos los bienes públicos”.

La embarcación estatal tuvo una última prestación en el puerto a principios de año para repasar el muelle de ultramar que permitió que volviera el servicio de porta contenedores. La obra no había quedado contemplada en el pliego de licitación del dragado de los canales de acceso que elaboró el Consorcio Portuario y realizaron los equipos chinos.

La Mendoza llegó en abril de 2009 a Mar del Plata y no hizo más que coleccionar fracasos para devolverle operatividad al puerto. Se gastaron 40 millones de pesos para que el margen operativo del canal secundario se redujera al punto de estar vedado al ingreso de grandes naves por casi 3 años.

“Nunca hubo una política de mantenimiento preventivo. Es redituable con apoyo logístico y acá nunca lo hubo. Elemento que se rompe no se repone y así es imposible. Ahora hay que invertir 200 mil pesos para las reparaciones mínimas y estamos esperando taller para luego entrar a dique. Pero esperamos desde hace meses”, contó el Secretario General.

Tettamanti asumió como subsecretario en 2012. A los pocos meses visitó Mar del Plata y ponderó a la Mendoza. Aseguró que era la única herramienta capaz de liberar al puerto de su trampa de sedimentos.

Lo que siguió fue más de lo mismo. Trabajo discontinuo, reclamos, roturas, falta de combustible, más jornadas salteadas de dragado, nuevas roturas. Hasta que tomó forma el pliego de licitación para el desembarque de los chinos y el grupo Román.

En segundo plano, escondida de los flashes que recibieron a las dragas chinas, Tettamanti lanzó un nuevo objetivo para la Mendoza. Abandonaría Mar del Plata para iniciar un proceso de reparaciones en Concepción del Uruguay que le permitiera operar en el canal Martín García.

La realidad es más fuerte que el relato. La draga nunca pudo abandonar el puerto. Tiene todos los certificados de Prefectura vencidos y ni siquiera está en condiciones de navegar.

“Hoy es una bola de óxido que ni siquiera puede atarse con alambres; está todo atado con hilos porque la dejaron sin rumbo. En la Base no tiene las defensas adecuadas. Los golpes contra el muelle en el último temporal sacaron de la cama los botellones de aire de arranque que están cargados con 35 kilos de presión. Eso explotaba y podría haber generado una tragedia”, remarcó Milio.

La postal de abandono que exhibe la draga Mendoza, hoy solo con el personal de guardia a bordo, lo regalan otras embarcaciones públicas. Semanas atrás el titular del SIPEDyB, Juan Carlos Schmid, denunció a Horacio Tettamanti por negligencia y abandono de dichos bienes.

A través del documento se reveló la existencia de 5 equipos hundidos, 6 averiados y una suma de ellos en peligro por el desmanejo de la Dirección de Vías Navegables y falta de apoyo logístico.

“Tenemos dragas que se encuentran en estado de abandono hace más de 15 años, produciendo, además de la pérdida monetaria, un gran impacto ambiental por derrame. Hay grúas que entraron en reparación en el 2000 que permanecen olvidadas sin ningún tipo de logística”, detalló el sindicalista.

Por otro lado, el documento hace mención al abandono del Convenio Operativo Barranqueras, lo que genera el amarre de todos los equipos del Distrito Paraná Superior y disminuye puestos de trabajo.

“Desde que Tettamanti se hizo cargo de la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables todos los Distritos están olvidados, sin ningún tipo de apoyo. Además se bloquearon las iniciativas de dragado por administración en los canales de acceso al puerto metropolitano, lo que dio por resultado la licitación del mismo a una empresa china” declaró Schmid.

Roberto Garrone

Revista Puerto

2 Comentarios

  1. La negligencia de los funcionarios, junto c/complacencia sindical dan por resultado la incompetencia del Estado como Armador. Habrá que preguntarse quién es el que sale ganancioso de la incompetencia? La necesidad de dragado siempre existe, la incompetencia de Vías Navegables, es el negocio para alguien

  2. Lo que dice Roberto Milio , tiene razón .-
    y agrego más ,desde que nos enviaron funcionarios políticos estamos así.- El negocio para los políticos es traer dragas de Afuera,,y abandonas las nuestras para realizar el negociado de las licitaciones.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*