Política

La mejor cara de “yo no fui”

529Así como siempre, como cuando lo relajaba Néstor en público, como cuando CFK lo desairaba como a un adolescente engañado, el ex gobernador Daniel Scioli se comió una mano de K.O. a pesar de los delicados y angélicos gestos de Mariú, que debutó poniendo toda la carne en el asador.

Calificó a Buenos Aires como una provincia quebrada y llena de deudas, con déficit asombroso,  a la administración bonaerense. mdphoy.com en forma exclusiva fue adelantando sucesivamente que los fondos eran desviados a la campaña electoral del candidato del Frente para la Victoria.

Leer: La Fundación Banco Provincia financió la campaña de Scioli

Todo se ha comenzado a confirmar ni bien se ha tenido acceso a los papeles. Funcionarios del gabinete de Vidal no dejaron dudas, el año electoral causó este desborde que ha dejado a la Provincia al borde mismo de su funcionamiento.

Si existe realmente una vocación de eliminar e investigar los casos de corrupción, lo más procedente sería comenzar por la auditoría del Banco de la Provincia de Buenos Aires, en especial la Fundación que presidió Karina Rabolini, que actuó como herramienta financiera de la campaña político partidaria del kirchnerismo.

Leer: El déficit aparece como el primer eje de conflicto en la transición entre Scioli y Vidal

La voluntad política del ingeniero Mauricio Macri, en el discurso que inauguró su presidencia, no dejó margen para la duda: lucha frontal contra la corrupción. Scioli si bien no hizo los desplantes de CFK en la transición, apeló a las transfiguraciones que sufre su rostro, cuando algo lo molesta o lo incomoda. María Eugenia Vidal lo tiró debajo de un tren: ¿el maquinista? Randazzo.

Los comentarios están cerrados.