Portada

Inevitable PASO entre la UCR y el PRO: con patas peronistas

 

 

blank

 

 

Un dirigente experimentado que participa del armado, expresó que a partir de la decisión de la UCR de ir con el 1 en todas las listas no dejó margen para que las diferencias o falta de acuerdo no tengan otra forma de dirimirse que a través de las urnas.

El apremio surge para intendentes que provenientes del PRO, llegaron a través de la coalición Juntos por el Cambio, que integra además la CC. A través del ordenamiento partidario interno que vigorizó a la UCR el 21 de marzo, se produjo el alistamiento de Facundo Manes que derrumbó el planificado 2021 de Rodríguez Larreta para acceder a la presidencia en 2023.

Esa carrera se interrumpió y la propia María Eugenia Vidal que se mudó al hábitat porteño, podría tener los mismos problemas que sufrió en 2019 en la Provincia de Buenos Aires, cuando fue derrotada por Axel Kicillof.

Así fue cimbronazo que provocó reacomodamientos y realineamientos, que tomaron la envergadura de cataclismos políticos, como el zigzagueante Gustavo Posse, que con algo más que un dudoso movimiento tras perder la interna radical, se suma como un colaboracionista a Diego Santilli.

No es la hora de los aventureros ni de los compromisos de cúpulas que no sean revalidados por las urnas. El aceitado y acendrado mecanismo militante de la UCR, puede resultar determinante en la Provincia de Buenos Aires, donde Manes aparece ya en una disputa muy cerrada, un escenario inesperado hasta hace sólo un mes, cuando el kirchnerismo aún en constante declinación, era considerada como la fuerza política más votada en la provincia.

Al enterarse, los dirigentes de la UCR pusieron el grito en el cielo en referencia a Posse “Perdió la interna y actúa como si hubiera ganado por el 80%”, deslizaron a INFOCIELO. Aún así, continúan los llamados para que el desencantado intendente juegue a favor del partido.

Es que en el armado PRO del interior, varios dirigentes e intendentes se reconocieron en desventaja y comenzaron un diálogo con sus pares de la UCR para acordar listas de unidad en cada sección. Según pudo saber INFOCIELO, no prosperaron.

Como anticipó este medio, el radicalismo está convencido de que es su momento para tomar el liderazgo de la coalición en la provincia de Buenos Aires, y le pidió “reciprocidad” al PRO. Entienden que tanto en 2015 como en 2019 se corrieron de los primeros lugares de las listas, y que en 2021 es su turno.

Además hay otra situación que complica la unidad, y que terminó inclinando la balanza a favor de ir a una interna en las PASO: Al abandonar el ejecutivo provincial tras la derrota electoral, los principales cuadros de Juntos no tienen cargo.

“Hay muchos candidatos pesados”, reconoció a INFOCIELO un vocero del armado opositor. Con un piso electoral que se espera bajo, el choque de cabezas es prácticamente inevitable. En ese marco, las PASO -otrora cuestionadas y casi desmanteladas cuando eran Gobierno- se convierten en una herramienta fundamental para medirse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*