Política

Gusto a poco, más de lo mismo y un que “te pague Dios”

blankTras permanecer sin efectuar declaraciones desde su asunción, Hernán Mourelle, el secretario de Hacienda, elaboró un diagnóstico muy aproximado a lo que todo el mundo sabía. Nadie puede argumentar que desconoce lo que ocurre con la economía y las finanzas de la ciudad. Mar del Plata es una macro economía regional integrada por la actividad pesquera, la turística, la construcción, la textil, el cordón frutihortícola y un variopinto parque industrial.

Muy sólido, derramando profesionalidad, apabulló a concejales de la oposición que intentaron ponerlo “en aprietos”, a todos les dio salida sin perder el dominio y la iniciativa de la reunión. En este juego, en el cual los irresponsables de ayer aparecen como los responsables de hoy.

Mourelle viene a ocupar quizás el sillón político más caliente de la escala nacional. Quedó en claro que no tuvo fisuras profesionales y que mucho mejor será escucharlo que librar una sorda disputa que sólo llevará un inútil desgaste de energías y tiempo.

Tardó 45 días en hablar, pero sabía todo lo que dijo antes de llegar. Vino a dar los resultados de la autopsia y ahora hay que levantar el muerto. Hablar de déficit cero, con un gasto que se ha disparado y una cobrabilidad que ha caído, es algo así como anunciar pobreza cero.

Una vez logrado el déficit cero se emitirá un bono a los proveedores que registren deuda. El lento pero irreversible camino, para no sólo reducir sino eliminar el descubierto bancario para enfrentar el pago de sueldos, fue otra de las premisas. Se presume que ante una situación de estas características, también es inviable un endeudamiento municipal, con un período de gracia que permita revertir la situación con una administración más y mejor ordenada.

Esa alternativa no apareció en el GPS de Mourelle, quien no dio demasiadas explicaciones de cómo y cuáles serán las correcciones que volverán viable un presupuesto absolutamente descalzado. Dijo que no iba a hacer achiques, ante una consulta de un edil del ex Frente para la Victoria.

Si no se ataca la masa salarial, sino se reduce la erogación mensual de la recolección de residuos, sino se aumentan las tasas y derechos municipales, sino se aumenta significativamente la recaudación en todos los órdenes, sino se eliminan realmente todas las excepciones, las expectativas de María Eugenia Vidal de poner en caja a Mar del Plata, se evaporarán con el último calor del próximo verano.

Mourelle no analizó (por lo menos en público) el tormentoso día a día. No sabe a ciencia cierta, sí como General tiene los soldados para librar esta guerra (de guerrillas por otra parte) hoy los fomentistas, mañana los guardavidas, pasado los camioneros, los municipales, los empleados de educación, los de salud, los de la planta de recuperación de residuos, las cooperativas, todos los que cortan el pasto. Ya su primer revés lo experimentó en el directorio de OSSE, cómo para ir conociendo el paño, se fumaron un presupuesto con el SITOS, cuando históricamente era un plazo fijo que aseguraba el pago de sueldos por un año. Casi le salen pidiendo plata.

En fin, Mar del Plata tiene un fixture de campeonato largo, donde hay cuatro descensos, para ser más claros el promedio no lo ayuda, va último y divide por tres.

El aguante de los trapos, la constancia, la lealtad política, de y hacia sus superiores, serán pruebas de fuego. El primer examen lo pasó en forma holgada, pero no dijo mucho más de lo que todos sabemos. Tiene a su favor un formidable respaldo político y un número de concejales que no lo deja a expensas de caprichos y otros desvíos de la democracia a la hora de necesitar los votos. CAMBIEMOS quedó ahí de los 2/3 y con algunos opositores que prefieren negociar, porque no quieren ver la ciudad prendida fuego, y recurren a la mini cuota de responsabilidad que les queda.

En este trabajo de equipo tan proferido de la campaña del PRO, dentro de CAMBIEMOS, Mourelle no puede ni debe ser un jugador más, porque Mar del Plata está en la lona. Los anuncios y títulos ficticios de la Mar del Plata feliz de la temporada, a la cual infelizmente nos acostumbró Scioli y su pandilla de marplatenses, tampoco podrán cambiar el rumbo. Tendremos una temporada acorde al 20 % más de argentinos que anunciaron en Brasil, y a buen entendedor pocas palabras bastan.

Es un elegido como secretario de Hacienda, que deberá desenvolverse en un complejo entramado político ya desde el corte oficialista. Es un armado propio de un laberinto. Siempre hay que recordar que esta es la primera ciudad donde Macri y Vidal debieron ser protegidos de las piedras de los vándalos políticos, donde no prosperó el Metrobus y tiene un Concejo Deliberante (con una ciudad quebrada) que pide condiciones para integrarse a una eventual participación de fondos recuperados del conurbano. Casi todo es una procacidad.

Jorge Elías Gómez

jgomez@mdphoy.com

Un comentario

  1. – Director de este pasquin: cacoqueco murelll?
    – Mourelle : queee??
    – Director del pasquin: si cacoquecooo murelll??
    – Mourelle: a ver … deja de chuparmela un poco y habla con la boca vacia !!!
    – Director del pasquin: Si estas contento Mourelle con la mamada que te pegue??