Política

En un mes, el salteño Alfredo Olmedo se mostró con Bolsonaro, Cecilia Pando y Carlos Arroyo

El proyecto presidencial del diputado salteño Alfredo Olmedo toma volumen. En sólo una semana logró fotos con los principales exponentes del sector político al que quiere representar y rivaliza en volumen político con su “vecino” Juan Manuel Urtubey.

La candidatura presidencial del siempre polémico Alfredo Olmedo, diputado nacional por la provincia de Salta, parece ganar volumen político. Un impredecible hecho político acaecido en Brasil -la victoria del ultraconservador Jair Bolsonaro- le dio visos de verosimilitud a lo que hace un año atrás parecía una broma para entendidos.

En sólo treinta días Olmedo acumuló algunas fotos que hacen pensar que lo suyo va en serio. La primera, y más importante, fue con el propio Bolsonaro, durante la toma de mando. El salteño primereó y posó junto al flamante jefe de estado antes que el propio Mauricio Macri o cualquier otro exponente de la política vernácula.

“Nos pusimos de acuerdo en que la familia es la base de la sociedad, el orden a Dios y el respeto”, tuiteó tras el encuentro con el flamante presidente.

Pero no se detuvo ahí. Como todos los años, el hombre  de la campera amarilla se acercó al calor de la Costa Atlántica bonaerense e incrementó su exposición con una foto con Cecilia Pando, la siempre polémica defensora del accionar genocida de la última dictadura militar y de cuanta consigna conservadora se debata en el país.

Olmedo se cuidó de difundir esa foto, pero Pando no. “Charlamos de todo pero sobretodo de la necesidad de volver a los valores”, anunció desde Twitter.

Las reuniones políticas de Olmedo continuaron en la feliz. Primero en una reunión con la fundación LIBRE, que se define como “un think tank contra el marxismo cultural y la hegemonía del progresismo” y que tiene como máximo referente al también polémico Agustín Laje.

La frutilla de postre llegó ayer, cuando Olmedo consiguió una foto con el siempre esquivo intendente de Mar del Plata, Carlos Arroyo, quien, se sabe, forma parte de las filas de Cambiemos, a pesar de que nadie en el frente oficialista le hace lugar, al punto que ya tendría reemplazo para 2019: el diputado nacional Guillermo Montenegro, que hace rato hace campaña en la ciudad.

El malestar entre Arroyo y Cambiemos es tal que hace pocos días abandonó un acto que encabezó María Eugenia Vidal, disconforme con el lugar asignado, justamente a la sombra de Montenegro. ¿Será Olmedo el “plan b” del intendente, si es que busca la reelección?

Según publicó La Capital, Arroyo recibió en su despacho al salteño y lo llevó a recorrer obras. Olmedo le devolvió la gentileza pegándole duro -y con su estilo- a María Eugenia Vidal, a quien acusó de haber inaugurado “una playa llena de verde” a pesar de estar “en contra del aborto”.

Lo cierto es que, independientemente de la lectura que se haga respecto de las posiciones que adopta Olmedo -a favor del servicio militar obligatorio y en contra de la “ideología de género”, por ejemplo-, su excentricidad lo ha convertido en un candidato más serio que Juan Manuel Urtubey, el otro salteño que aspira a la presidencia.

Fuente: INFOCIELO

Un comentario

  1. Pregunta tonta.
    Con que se financia este energumeno?