Ciudad

En Mar del Plata el tránsito es un caos y estacionar, una odisea

Fila-Punta-Mogotes-Marcelo-Genlote_CLAIMA20150112_0014_27Los fines de semana, cuando Mar del Plata está colmada de turistas, manejar se vuelve una odisea. Es difícil encontrar lugar para estacionar, el tránsito se congestiona y a eso se suman las imprudencias de los conductores, inseguros con el mapa de calles. Por eso, para evitar estresarse de vacaciones, la clave pasa por la paciencia. Desde el municipio sostienen que las complicaciones son consecuencia del crecimiento del parque automotor: a los casi 400 mil autos registrados, los fines de semana se agregan unos 35 mil.

“El primer problema se da en las tres rotondas principales de ingreso a la ciudad, en avenida Champagnat, en la intersección con las avenidas Luro, Colón y Juan B. Justo. Empiezan a confluir los que llegan a Mar del Plata por la ruta 2 y los que quieren salir y la señalización no es buena”, le dijo a Clarín Carlos Arroyo, exdirector de tránsito y hoy concejal de una agrupación política local. La rotonda de Luro, además, concentra el tránsito de quienes llegan por la ruta 226, a veces a alta velocidad. En esos tres puntos, el riesgo mayor es que no se respeta la prioridad para quienes circulan dentro de la rotonda. Se forman filas en diferentes sentidos y, en algunos casos, avanza el que “primerea”. La clave es que los ingresos a Mar del Plata quedaron en una zona que se volvió muy urbana y no en una avenida de circunvalación más alejada.

Otro clásico del caos vehicular son las salidas de las playas. Esa es la cuota de estrés dentro de las vacaciones. El panorama se ve desde las seis de la tarde. La congestión nace en los balnearios del Sur, hacia el Faro. Se forman largas hileras de autos, que avanzan a paso de hombre por la ruta interbalnearia 11 y por su continuación, la avenida Martínez de Hoz, hacia el Centro.

Para aliviar esa situación, la Dirección Municipal de Tránsito dispuso que durante la temporada, a partir de las 17, la ruta interbalnearia tenga mano única en sus dos carriles, en dirección a Mar del Plata.El flujo mejora con la medida, pero las congestiones siguen.

Un poco más adelante, el ritmo se vuelve más crítico. La mayor complicación es la salida de los estacionamientos de Punta Mogotes, a la altura del balneario 19. Hay un semáforo, pero da poco tiempo para avanzar hacia Martínez de Hoz y complica el tránsito. “Debería ubicarse un agente que agilice el movimiento en la hora pico, sin respetar los tiempos del semáforo”, le dijo a Clarín el concesionario de uno de los balnearios de la zona.

Con el atardecer, en los días de playa, de allí hacia el norte el tránsito se vuelve muy pesado. Solo se calma cuando cae la noche. Cerca, otro punto difícil es la rotonda para tomar Juan B. Justo, a la altura del Puerto. El panorama continúa a la altura de Playa Grande, en la avenida Patricio Peralta Ramos. “Se pueden tomar caminos alternativos que agilicen, por calles internas que no se saturan, pero el turista no los conoce y corre el riesgo de desorientarse”, graficó el titular del Colegio Público de Martilleros, Miguel Angel Donsini.

En el Centro, hay dos dificultades. Funciona un sistema de estacionamiento medido que puede contratarse con mensajes de texto, a razón de $4 la hora, o comprando una tarjeta magnética en locales habilitados. Si bien el sistema parece cómodo, los turistas no lo conocen y pierden tiempo hasta que averiguan cómo funciona. El Centro se congestiona, además, con los micros que llegan a los hoteles.

Por las noches, las dificultades para conseguir estacionamiento se trasladan a Alem y Güemes. La concentración de teatros, restoranes y bares en esas dos arterias provoca que haya que alejarse para dejar el auto y “colaborar” con los trapitos. Es frecuente que la circulación se trabe por los vehículos que se detienen en doble fila. Y no abundan las playas de estacionamiento, algo que también se ve en microcentro.

En Güemes, la Municipalidad retiró algunos sectores de estacionamiento para aumentar los espacios peatonales, en el marco del  programa “Calles para la gente”. La medida divide las aguas: están los comerciantes que creen que se benefició el movimiento de la zona y los que consideran que no hizo más que complicar el tránsito.

También se trabajó en algunas mejoras en seguridad vial. En Playa Grande, como en otros puntos de la ciudad, se instalaron isletas y señales verticales tipo pilotes que separan los dos sentidos de circulación de Peralta Ramos para evitar que los autos giren a la izquierda.Desde la Secretaría de Control dicen que, como todas las grandes urbes, Mar del Plata está apostando a mejorar el transporte público para aliviar los cuellos de botella. Por ejemplo, está previsto que este año empiecen a licitarse obras para diseñar carriles exclusivos para los colectivos en las avenidas Independecia y Luro.

Clarín

2 Comentarios

  1. eu je1 estudei em um cole9gio catf3lico , pore9m sf3 ate9 a 5ba se9rie . Pois o cole9gio sf3 i ate9 essa mesma .Eu goairsta muito de estudar em um cole9gio interno ,principalmente sendo longe de casa ! *-*se puderem , mande fotos para o meu e-mail das dependeancias do cole9gio ! Obrigada .

  2. Yummy! What great colors. I would just love the EXtreme stamps. Thanks for you continued inspiration. Appreciate you taking the time to give us another “Z” creation.