Ciudad

Desesperado pedido de una pareja para que la justicia les devuelva a sus hijos

wqewqeddssdadsadsadsdaEl matrimonio marplatense integrado por Lucía Sosa y Javier Picart, continúa luchando para poder recuperar a sus cinco hijos, y que de una vez por todas se aclare el tema de la muerte de Candela, hija de la pareja, que a los 5 meses de vida murió en el Hospital Materno Infantil. Los primeros datos que brindaron desde el nosocomio fue la presencia de cocaína en el cuerpo de la menor, pero fue desestimado por las innumerables autopsias que le realizaron, de igual forma nunca les devolvieron a sus hijos y eso es lo que reclaman incesantemente.

Por otra parte, desde la ONG Red Enred, aseguran que “la familia sufre violencia institucional de parte de los poderes médico, judicial y eclesial”.

La mujer desesperada argumentó que “desde que murió Candela nuestros hijos deambularon por varios hogares de familia”.

Javier, el padre de los menores, afirmó que “cuando Cande murió, en el certificado de defunción pusieron que la nena había fallecido por un paro cardiorespiratorio debido a la intoxicación de cocaína”. Y agregó que “esto no fue así, después de cuatro autopsias pedidas por la fiscalía, se descubrió que no hubo autopsia y que la nena murió por sobredosis de un medicamento llamado salbutamol, que se lo dieron en el hospital cuando está prohibido para menores de 10 años”.

Acto seguido Javier expresó que “el tribunal no nos devuelve a los chicos y no sabemos porque. No hay algo que se pueda comprobar, no tienen una razón, se basan en que la fiscalía aun no cerró la muerte de la nena. En realidad no nos dan una explicación coherente, porque no podemos tener a los chicos”.

Asimismo Lucia comentó: “los días lunes, miércoles y viernes los vemos en una guardería”. Y añadió que “ellos nos extrañan y quedan muy mal después de vernos, angustiados y se quedan llorando. Más de una vez nos tenemos que ir a escondidas”.

A renglón seguido la madre manifestó que “todo comenzó cuando Rocío en el 2003 tenía neumonía y estaba internada en el Materno Infantil. Allí me dijeron que poseía el síndrome de Münchhause, por eso me sacaron a la nena. Luego lo desestimó el juez de la causa. En el caso de Lucas me dijeron que lo quise asfixiar. Justamente Lucas está con los ex integrantes del Hogar Hogares de Belén, ellos se expropiaron de mi hijo”. Y agregó que “nunca lo pudimos recuperar a Lucas porque el Juez lo dio en adopción”.

En lo que respecta a la decisión del magistrado, Javier aseveró que “el justificativo del juez dice que es perjudicial para la psiquis del chico que vuelva con los padres. Y eso es totalmente arbitrario, porque en estos seis años nunca hemos dejado de verlos y esta gente siempre se opuso para que lo veamos, cuando había visitas tampoco lo llevaban y ponían escusas de que no quería vernos o se sentía mal, todo para cortar el vínculo que teníamos con el nene”. Y continuó: “ahora le entregan al chico a otra familia porque dicen que son mejores padres que nosotros. Además porque como tenemos muchos no le podemos dar el mismo amor que le van a dar a uno solo”.

Finalmente Javier aclaró que “el tribunal no nos entrega a los chicos y el juez se niega a hablar con nosotros, al igual que la asesora de menores con la cual hemos perdido el contacto. Se basan en dichos y nunca vinieron a ver cómo vivimos, inclusive con Lucas dice que ya tomaron una decisión y que tiene familia nueva”.

Por otra parte Lucia concluyó: “necesitamos a todos nuestros hijos en casa porque queremos ser una familia”.

Síndrome de Münchhausen: es un trastorno mental que se caracteriza por los padecimientos a consecuencia de crear dolencias para asumir el papel de enfermo. El paciente «crea» y hasta se produce autolesiones para lograr unos síntomas físicos y/o psicológicos con conciencia de acción, pero forzado a ello por una impulsión relacionada a su necesidad de consideración por terceras personas de ser asistido/a. Está registrado en el DSM-IV y catalogado en CIE-10 F68.1 como Trastorno

En la Clasificación de la OMS CIE 10 se define como la producción intencionada o el fingimiento de síntomas o incapacidades somáticas o psicológicas (trastorno facticio o artificial, no-natural de acuerdo con la Real Academia Española).

Es un trastorno en el que el enfermo finge síntomas de forma repetida y consistente, en ausencia de un trastorno, enfermedad o incapacidad somática o mental confirmados. En el plano somático el enfermo puede producirse a sí mismo cortes o erosiones para sangrar o inyectarse a sí mismo sustancias tóxicas. La simulación del dolor y la insistencia sobre el hecho de la presencia de sangre puede ser tan convincente y persistente que conduzca a investigaciones e intervenciones repetidas en varios hospitales o consultas diferentes, a pesar de la obtención de hallazgos negativos repetidos.

Enlace relacionado:

diciembre 18, 2014 5:13 am

Matrimonio marplatense le exige a la justicia que les devuelva a sus hijos

 

Los comentarios están cerrados.