Portada

Con el kg de asado a US$ 5.- se le complicó a Manino Iriart

blank

Político entusiasta, siempre por zurda desde la época de Scioli, obviamente, creció políticamente con las vacas que Alberto Samid donaba para multitudinarios asados que convocaban a miles de militantes en nuestra ciudad. La jugosa carne a punto era cortada por Karina Rabollini y se vivía de fiesta. Encima había otras “vacas” las que organizaba Manino para cobrar los gastos de las fiestas que incluía el asado con cuero que donaba Samid, hoy inaccesible.

Así creció Manino Iriart con el respaldo del multimedios La Capital, que en sus columnas de apostillas políticas lo referenciaban nada menos que como el Mascherano de la política local. Pero no en cualquier momento sino en su esplendor en el Barcelona de Messi y en la Selección Argentina.

Remó hasta confundir a Fernanda Raverta en 2019, con las proyecciones electorales y ahora quedó aislado pero no por cuestiones sanitarias. Con un cargo en el Correo Argentino, trabaja para Sergio Berni en forma paralela y ofrece cargos en el Ministerio de Seguridad. Se autodesignó como coordinador de los retenes en la ruta en el inicio de la pandemia, se manifestó como autoridad política al frente de esos operativos policiales. En sus relaciones ya lo catalogan como un perdedor empedernido, pero no por su mala fortuna, precisamente lucró bien, sino porque ya le tomaron la patente.

Es necesario recordar que Berni manifiesta que “El presidente (por Alberto Fernández) me quiere echar todos los días), lo cual grafica la audacia de Manino, que no obstante pudo aquilatar la designación en la lista de Debora Indarte como diputada provincial, y por estas horas recorre distintos campamentos buscando un destino legislativo a 48 horas del cierre de listas.

Está todo bien, no sorprenden los acting de la política y las transformaciones que produce el coaching en personajes que usan a la actividad para su proyección económica y terminan en una pyme familiar, estas conductas han llevado a los argentinos a niveles de pobreza desconocidos en la historia. Lo raro es que todavía lo tienen en cuenta.

Notas vinculadas

 

Inseguridad: Manino, las fotos están, la película continúa

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*