Ciudad

Colapso de ambulancias en obsoleto servicio de salud

3-Medium-740x450Últimamente  los recursos de amparo han puesto en su lugar a la notoria falta de gestión provincial. Primero fue la ruta 88 cuando el letrado Julio Razona, reaccionó antes que el gobernador Daniel Scioli y a través de la Justicia, instó a que de una vez por todas comiencen las obras en dicha arteria que desde su creación tiene en su haber más de 60 muertes.

En lo que respecta a Mar del Plata , el servicio de salud es obsoleto, ya que el municipio cuenta tan solo con seis ambulancias para hacerse cargo de toda la ciudad, es decir de unas 700 mil personas. Si a esto le sumamos la cantidad de accidentes viales que se suscitan en nuestro medio, estamos hablando de un verdadero problema para la sociedad.

Justamente por eso dicho abogado presentó una acción de amparo en el que interviene Juzgado de Responsabilidad Juvenil 1, contra la Municipalidad de General Pueyrredon. “El objeto de esa acción es que ante  una emergencia o urgencia de un habitante de Mar del Plata  por un problema de salud en la vía pública o domiciliaria, garantice el Municipio de General Pueyrredón el arribo del servicio de atención médico sanitario rápido y eficiente”, aclara el denunciante.

Asimismo señala que “mediante la promulgación de las Ordenanzas  nro. 19.059 y 19.060, del año 2009 se ordenó el cobro de una “sobretasa” para financiar el área de salud municipal, puntualmente se denominó a esta nueva imposición “Contribución para la salud y desarrollo infantil”. Agregando que  “dichas ordenanzas  impulsadas por Poder Ejecutivo  impusieron  a los contribuyentes  un aumento del 40% en las boletas de TSU, bajo el pretexto que “la Municipalidad contará, por primera vez, con un Sistema de Emergencias Médicas contratado con exclusividad”.

En tal sentido aclara que “surge del art. 5to. de la Ordenanza 19.059 la formación de una  Comisión de Seguimiento creada a tal efecto, que  debe presentar un informe dos veces al año, en los meses de junio y diciembre, a fin auditar lo recaudado y la inversión que se ha realizado. Por lo tanto existen los recursos económicos para que el servicio de ambulancias  en la ciudad sea rápido, eficiente y de excelente calidad de atención”.

Sin embargo esto no se cumple ya que “el Municipio cuenta con solo 6 ambulancias para cubrir toda su área. Cuatro de ellas  son contratadas a servicios de emergencia particulares,  “Vital” y “Cardio”,  las restantes corresponden al  Gobierno de la Provincia”. Y añade que “se cuenta con una ambulancia cada 125.000 personas, cuando funcionan las 6, hoy hay 5 disponibles, por lo tanto una cada 150.000 personas. Cuando la OMS sugiere que se debe contar con  una ambulancia mínimo por cada veinticinco mil (25.000)”.

Razona explica además que “la zona periférica de la ciudad, a cargo de las dos ambulancias que dependen de la Provincia y del servicio Sistema Integrado de Emergencias Sanitarias (S.I.E.S), cuyo Coordinador de Emergencias Regionales: Dr. Gustavo Rodríguez”.

El letrado asegura que “el sistema es absolutamente ineficiente, las ambulancias privadas y públicas  que  recorren en  la ciudad, en los hechos, no dan respuesta a las necesidades de la población, al arribar con demoras enormes a los sitios de arribo y pone en riesgo la vida de toda la población que requiera una atención sanitaria inmediata”.

Por su parte el denunciante informa que “por cada minuto que una persona en un hogar con paro cardiorrespiratorio pasa sin tratamiento básico se pierde el 10% de probabilidades de sobrevida….”

“Nuestra ciudad cuenta con  Zona  Sanitaria VIII, que funciona como Hospital Subzonal descentralizado, por lo tanto cuenta con asignaciones  millonarias para coordinar su labor con el municipio demandado, que cuenta a su vez con fondos de coparticipación de la Provincia de Buenos Aires para sistema de emergencias, los que aplica en forma discrecional”, afirma lo redactado en el amparo”. Y continúa: “en consecuencia, esta ineficiencia del sistema de atención cuestionado, pone  a diario en juego la vida y supervivencia de todos los habitantes de la ciudad de Mar del Plata, pese a las partidas presupuestarias con las que cuenta la demandada, los marplatenses  tienen derecho a exigir al Estado Municipal cumpla con su rol conforme las normas vigentes”.

No obstante también expresa que “se debería garantizar en el servicio de emergencias local el empleo de médicos profesionales para esa primera atención, el “medicalizado”, que no puede ser suplido por telefonistas, paramédicos, enfermeros o cualquier otra persona que no sea un profesional de la medicina”. Aclarando que “este sistema medicalizado, pese a ser de obligatoria aplicación, clave para la supervivencia de una víctima y absolutamente imprescindible para un caso de catástrofe, primer paso del  trabajo prehospitalario, no se aplica y se delega esa tarea a una telefonista, por lo tanto  tipifica el delito de  “ Ejercicio Ilegal de la Medicina”.

Acto seguido hace mención al personal policial, indicando que “ante la eficiencia de su sistema de atención “911”  llega al lugar del hecho mucho antes que el personal sanitario y atento que se les prohíbe trasladar heridos reciben los reclamos y usualmente agresiones de quienes ven pasar el tiempo sin que el Estado cumpla con su deber de atención inmediata al paciente”.

El abogado insiste que “es tan  alarmante como indignante  la ineficiencia del sistema de salud para la población de Mar del Plata.  Existe la obligación    de   la   demandada  en cumplir con las   normas  constitucionales   que   consagran   el   derecho   a   la   vida,   a   la   salud,   a   la   seguridad   y   al   bienestar   general,   traducido   en   el   particular,  en   la   provisión   de sistema de asistencia para urgencias y emergencias de la población  Debe el Estado Municipal  evitar el enorme riesgo que implica una atención tardía de un paciente en riesgo, atribuidas directamente al sistema de emergencias lento e ineficiente, objeto de esta acción de amparo”.

Por su parte le exige al gobierno municipal “el   cese   de   la   omisión   en   que   ha   incurrido  y deberá ordenarse por vía judicial, en consideración a la incapacidad burocrática que evidencia el mismo”.

A su vez criticó que “es público y notorio que el gobierno local ha omitido dar una respuesta adecuada a los requerimientos en el tema asistencial, públicamente los mismos funcionarios del área reconocen que el sistema es ineficiente, conforme surge de las notas periodísticas acompañadas”.

Y complementó que “es innumerable la cobertura mediática del calamitoso sistema asistencial municipal, por los medios periodísticos locales y nacionales. La falta de previsión, eficiencia y celeridad del sistema de asistencia referido, objeto de esta demanda configuran  una omisión   manifiestamente   arbitraria  que   torna   procedente   el   amparo  ante un ineficiente sistema de atención ambulatoria de la salud, de ocurrir una catástrofe Mar del Plata no tiene respuesta de ningún tipo para enfrentar ese hecho extraordinario, ya que está imposibilitada de garantizar una atención individual, menos aún podría hacerlo en caso de tener que llevar a cabo una atención a un grupo de damnificados, en consecuencia debe el objeto de esta acción constitucional de amparo tiene como fin mediato evitar hechos luctuosos que puede derivar de ocurrir un evento extraordinario de emergencia en nuestra ciudad”.

Finalmente Razona concluye que “se deber dar estricto cumplimiento a las ordenanzas municipales del MGP  N° 6348 y  decreto reglamentario 1160/87,  16.059, 16.060 y reglamentación, ordenanza 16.400, como así también el decreto N°1269 del Ministerio de Salud y Acción Social de la Nación y el decreto 3280/90 del Ministerio de Salud de la Provincia de Bs. As., para garantizar la supervivencia de los habitantes de Mar del Plata, en casa de recurrir al servicio de una ambulancia”.

Un comentario

  1. En el verano se multiplican las unidades, mayormente para transportar funcionarios. En invierno, una unidad debe abastecer a toda la ciudad.

    Ni el circo veraniego, ni las mentiras palaciegas reciben el consabido castigo, porque la gente carece de una filosofía política sino simplemente vota por su conveniencia individual y no por el bienestar de la sociedad.

    Si la gente se interesara por el perfil del candidato y sus propuestas, muchos de ellos estarían haciendo sebo o buscándose otro yeite.

    La Vida es una Fotocopia.