Policiales

Caso Lucía: los chats que complican a los imputados

hhgtyytMediante mensajes de WhatsApp Matías Farías logró convencer a Lucía Pérez para que la mañana del sábado 8 de octubre fuera a su casa, donde la asesinó, tras drogarla y violarla. La Justicia obtuvo los diálogos de los teléfonos de los imputados por el crimen de la adolescente marplatense, y de ellos surgen las pruebas que demuestran cómo operaban para venderle droga a los estudiantes de escuelas secundarias, que merodeaban abordo de una camioneta. Las causas, por el asesinato y violación y por la venta de estupefacientes están unificadas y ayer los fiscales pidieron la prisión preventiva para los acusados.

A Matías Farías (23) y Juan Carlos Offidani (41) les imputan abuso sexual seguido de muerte agravado por el suministro de estupefacientes, en tanto que a Alejandro Maciel (61) le imputan el delito de encubrimiento agravado.

Los fiscales Leandro Favaro y Andrea Gómez basaron parte del requerimiento de la prisión preventiva en los diálogos de WhatsApp que Farías y Offidani mantenían con quienes les compraban marihuana o cocaína. Además de coordinar los lugares de entrega, en algunos casos se comunicaban más tarde para saber qué pensaban sus clientes sobre la calidad de las drogas que estaban vendiendo. Fue así que Farías convenció a la joven para que ese día fuera a su casa; iba a entregarle marihuana.

En el transcurso de la semana el juez de Garantías Gabriel Bombini debe resolver sobre la situación de los tres hombres, mientras permanecen alojados en la Unidad 44 de Batán. La fiscal Gómez, que hoy deja la causa tras reemplazar a la fiscal María Isabel Sánchez, que regresa de una licencia, pidió que en tanto continúe la investigación los imputados continúen detenidos puesto que considera que pueden entorpecer la pesquisa o bien fugarse.

Tras haberse negado a declarar en un primer momento, Offidani y Maciel, asesorados por su abogada defensora, declararon y dijeron que ambos habían intentado ayudarla a Lucía y que desconocían qué es lo qué había ocurrido en la casa de Farías, en Playa Serena, donde la joven fue drogada, violada reiteradamente y asesinada.

Luego los hombres pretendieron ocultar las pruebas del homicidio. El cuerpo fue lavado y vestido. Pasado el mediodía del sábado, lo llevaron a una sala de salud barrial. Dijeron al médico que los recibió que se había desplomado, y se fueron.

Al día siguiente fueron detenidos Offidani, hijo de un escribano de Mar del Plata, y Farías, cuando vendían drogas en la camioneta del primero, la misma que usaron para llevar a Lucía a la sala de salud. Maciel, que habría ayudado a acondicionar el cuerpo, fue preso días después en Santa Clara del Mar, donde intentaba ocultarse.

Clarín

Un comentario

  1. Nestor E. Troiano? Vas a defender las campañas de moda?