Portada

Aldosivi sufre en todos los frentes y Moscuzza desde Gago a Montenegro

blank

El “Tiburón” se complica en la división y su presidente José Moscuzza no ocultó su malestar con el intendente Montenegro. Por razones de prudencia, los términos que reflejan el disgusto con el EMDER, obedecen a mantener la cautela para transmitir con mesura la cadena del desánimo, con mezcla de bronca y malestar.

Es difícil ponerlo en un contexto de urbanidad, que no es precisamente el existente entre las partes. Incluso en modo proselitista, parece que oportunamente a Montenegro le hicieron lucir un barbijo con el escudo de Alvarado. Todo mal.

Moscuzza está que vuela y siente que se han vulnerado los derechos de uno de los símbolos representativos de la ciudad. Aldosivi es como una bandera marplatense en todo el país. Una representación que sólo una masiva afición como el futbol puede lograr.

La institución de Bermejo y Elcano, es tan conocida como los emblemáticos lobos marinos de la Plazoleta Almirante Brown. Aldosivi en futbol es Mar del Plata en el país.

Las fotos sobre el estado de las instalaciones del José María Minella, eran difundidas en galería de imágenes con óxido en primer plano. Hay que hablar de desatención por lo menos, no cabe ni el descuido.

Pero no se mueve desde la cabeza del D.E., es como si se compitiera desde la inexistencia misma. Y los daños están a la vista desde la inseguridad, hasta la feria del libro, la promoción turística, el coloquio de IDEA y siguen los etcéteras.

El déficit económico es un espejo del déficit de gestión municipal, la magnitud de los mismos sólo se atempera por las razones sanitarias que rigen en la actualidad. Ante tamaños disloques las alarmas ya son anaranjadas y crónicas

En una de las 24 bancas del HCD, han sabido vivir de Aldosivi contando los corners. El deporte es un trampolín político que ayuda a trascender. Y hay una voz que no se oye, que no acompaña, la influencia del multimedios no camina en este caso. Silencio, qué raro en la oposición.

Lo que sucedió el viernes pasado, fue un impacto tras la clausura del conocido también como Estadio Mundialista, fue un bochorno. Fue la municipalidad clausurándose asímisma. Pero eran razones de fuerza mayor. Nada que objetar.

El riesgo de males mayores fundamentó una decisión incuestionable. Pero ante semejante contratiempo, el EMDER no morigeró las cuestiones atinentes casi a razones de protocolo, no sanitario en este caso.

Moscuzza, mientras tanto, se enteraba a la par de las andanzas amorosas de Fernando Gago, que prometía una salida prolija desde abajo, pero que no practicaba como un estilo en todos los órdenes de la vida.

blank

El presidente llamó al intendente, a quien no le alcanzaban las respuestas a mano y con el EMDER desbordado y superado, habría utilizado como recurso el “bajo mi responsabilidad”. Y acomodó los tantos, sólo relativamente.

En síntesis, no quedamos bien como anfitriones con la gente de Unión de Santa Fe. Era muy sabido que Aldosivi-Unión en Mar del Plata, era el primer partido con público en la cancha, tan esperado por todos los hinchas desde el 20 de marzo de 2020.

Fue como una vidriera para el resto del país (a falta de fondos que no llegan de promoción turística). Hubo canales de aire y señales de cable de CABA, que tuvieron móviles en directo en los limitados accesos del estadio, que se habían limitado por la clausura parcial.

¿Cuál fue otro de los problemas? ¿Qué hacemos con los directivos que llegaron a Mar del Plata encabezando la delegación deportiva santafecina? No había nada previsto para ellos en el Estadio por razones de seguridad.

El EMDER pareció que no tenía el fixture en agenda. Moscuzza explotó y llamó al SIM, estábamos haciendo ya un papelón vergonzoso histórico y encima se hilvanaba la séptima derrota consecutiva, mientras se espera que el debut del Titán, Martín Palermo, cambie el enrarecido clima que vive el equipo auriverde.

No está dicha la última palabra y no se han cerrado los capítulos de esta historia. Se reclamaron renuncias a través del teléfono. La transición hasta noviembre y luego del 10 de diciembre se conocerá la oxigenación del gabinete de Montenegro y el EMDER parece que compró todo el talonario.

blank

Y ya suena un concejal de Pulti, que ya anduvo por el ente con otra capacidad de manejo. Otro bastón por ahí, hay que apoyar la gestión desde un ángulo que evite caídas, por ahora sólo se trastabilla, pero el margen se acota. Dos años son una eternidad.

El nuevo diseño tendrá el sello propio del intendente municipal, que ha cometido algunos gaffe en el tema de las designaciones, caso Lauría y Carrancio, nada menos que como su sucesor natural y jefe de su sub bloque, respectivamente.

No en vano las crónicas políticas especializadas califican a Montenegro como el más K de los PRO, ¿y no hubo radicales K, acaso? sería la reflexión. No hay que extrañarse, la política suele ser generosa y bien pagada, hasta con excesos.

El intendente va a tener que levantar la puntería, jugar más 8 hoyos diarios en el club de golf, con los cuales procura una rutina física indispensable. Debe mantenerse en forma y en buenas condiciones saludables, ya le han advertido que no puede ni tomarse vacaciones ni resfriarse, porque pueden estar esperándolo a causa de sus decisiones.

La recomendación viene también para mejorar su otra cintura, la política, y en ese caso no hace falta ser médico para emitir ese diagnóstico.

Un comentario

  1. El Intendente ES de Alvarado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*