Ciudad, Información General

Ya compran la carne para Navidad

Es porque no se descartan nuevos incrementos. Y en esta época, por la demanda estacional, suele aumentar. Las razones de la baja del stock de ganado de los feedlots es otro golpe al bolsillo de los consumidores: en lo que va de noviembre la carne aumentó un 10 por ciento y no se descarta que de aquí a fin de año experimente otra suba similar.

En el sector se habla de una confluencia de factores: su valor estaba atrasado con relación a la inflación, hay una menor oferta de ganado en los feedlots y crece la demanda estacional porque ya están los que empiezan a comprar para las fiestas.

De los feedlots sale aproximadamente un 60 por ciento del ganado destinado al consumo, pero se asegura que están trabajando a pérdida. Una de las razones es por la suba del precio del maíz, un insumo clave, y porque venden el novillo a valores mucho más bajos que al que lo compran como ternero.

Carlos Riusech, CEO de un importante frigorífico de la Ciudad, reconoce que bajó mucho el stock del ganado de los feedlots, “la hacienda y el maíz están más caros y los feedlots trabajan a pérdida, pero también es una época del año en la que la carne empieza a subir”, asegura el empresario. También remarca que la carne sigue la evolución de la inflación y durante estos meses se produjeron aumentos bajos.

“No se están exportando cortes de calidad ni a Estados Unidos, con el que ya se cumplió el cupo, ni a Europa, que frenó todas las importaciones por el rebrote del coronavirus, esta vez el factor es interno y puede haber otro aumento de acá a fin de año”, concluye.

 Los mostradores de las carnicerías reflejan el nuevo cimbronazo y por lo general todos los cortes están un 10 por ciento más caros. Aunque también se aplican algunas estrategias como las de los carniceros que optan por aumentar un poco más los cortes Premium, como son por ejemplo el lomo, el peceto o la colita de cuadril, para aplicar menor aumento a los populares, aquellos más solicitados por los clientes de menores ingresos.

Así en una carnicería cercana a Plaza Azcuénaga el peceto, que hasta la semana pasada estaba a $470, ahora está a $530 el kilo; el lomo que estaba a $ 480, ahora se vende a $550 el kilo. “Hay gente que ya pide para guardar para las fiestas y la verdad es que a mí el peceto me está saliendo al costo $500 el kilo y lo peor es que nos avisaron que va a seguir aumentando todo”, sostiene Luis, el carnicero consultado por EL DIA. Para ver la evolución de los precios, el Instituto de la Promoción de la Carne Vacuna Argentina realizó un trabajo de campo durante la primera, segunda y cuarta semana del mes pasado.

La muestra se hizo en 60 carnicerías de Capital Federal y Gran Buenos Aires. Si bien los precios de los distintos cortes de carne vacuna mostraron, en promedio, subas leves, del 1,0 por ciento en octubre con respecto al mes de septiembre, si se los compara con octubre de 2019, el aumento fue del 56,9 por ciento.

Vale aclarar que esa medición no contempló el aumento de noviembre. El precio del pollo fresco mostró precios con alzas moderadas, con una variación del 3,6 por ciento en octubre pasado con respecto a septiembre.

Fuente

Diario El Día

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*