Zonal

Tandil: millonaria inversión de La Nación para construir una planta generadora de energía

Se realizó este viernes, en la Usina Popular y Municipal, un encuentro entre autoridades locales, nacionales y directivos de la empresa que construirá en la ciudad una planta de generación de energía térmica, que demandará una inversión de 150 millones de dólares.

La reunión contó con la participación del subsecretario de energía térmica, transporte y distribución eléctrica de la Nación, Ing. Osvaldo Rolando, el Gerente General de MSU Energy,  Ing. Benjamín Guzmán, el intendente Miguel Lunghi, el presidente de la Usina, Matías Civale, funcionarios municipales, miembros del directorio de la Usina, concejales, representantes de la Universidad, de la Cámara Empresaria, de Apymet y del Consorcio del Parque Industrial, entre otras instituciones de la ciudad.

En primer término se brindaron detalles del Plan Energético elaborado por el Gobierno Nacional y luego se presentó el proyecto de construcción de una Planta con 139 MW de capacidad instalada, que estaría terminada para fines de 2017 y que demandará una inversión total de 150 millones de pesos.

En los últimos meses de 2016, el Gobierno Nacional confirmó la construcción de tres térmicas de generación de energía eléctrica, con una inversión de 450 millones de dólares. La primera de ellas, que comenzará funcionar a fin de mes, está ubicada en General Rojo en el partido de San Nicolás. La segunda se construirá en nuestra ciudad y la tercera en Villa María, Córdoba.

En conferencia de prensa, Benjamín Guzmán, expresó que  “para nosotros es un orgullo y un desafío enorme construir una central acá, con una inversión muy importante y que significará para Tandil contar con energía eléctrica para distribuir. Tandil es una población muy importante y el sitio donde se radicará la central es ideal, con todos los requisitos técnicos y a una buena distancia de la ciudad, de modo que todos los beneficios en materia de disponibilidad eléctrica que traerá no afectarán de manera negativa en el área residencial o en el perfil turístico de la ciudad”.

“La nueva planta estará ubicada sobre la ruta nacional 226, a mitad de camino entre la rotonda con la ruta 30 y el acceso a la base aérea. Es un predio de un poco más de 8 hectáreas y las turbinas estarán localizadas sobre el fondo del lote. Es un buen lugar porque estamos cerca del gasoducto, cerca de la línea y cerca de la subestación que está construyendo la Usina, lo que genera una sinergia muy importante”, agregó.

Guzmán también explicó que “MSU tiene tres contratos como este, uno en la cercanía de la ciudad de Rojo, próximo a San Nicolás, otro en Tandil y un tercero en Villa María. En este caso de Tandil demandará una inversión de 150 millones de dólares, la inversión más importante es en el equipamiento electromecánico de turbinas y lo que es obra civil, ya sea hormigón, excavación y demás se hace con un importante componente local, por lo que un siete u ocho por ciento de la inversión total que queda en la zona”.

“El inicio de obra está pensado ahora, estamos con una movilización del contratista obrador y demás, que es la primera parte hasta tener el estudio de impacto ambiental listo y la puesta en servicio comprometida es el 15 de noviembre. La construcción empieza con 30 obreros, después pasa a 80, 250 y en la segunda mitad pasamos a 300, 400 y 500 obreros y puede haber más en caso de que tengamos atraso en la obra. El contratista que es General Electric viene con un subcontratista que es una empresa con la que tuvimos una muy buena experiencia en Rojo, se desempeñó muy bien para contratar mano de obra local y en su trato con la U.O.C.R.A., así que tenemos un muy buen contratista para tener ese foco local que se necesita”, adelantó.

En cuanto a la importancia de la central para la ciudad, Guzmán indicó que “Tandil hoy depende de Olavarría fundamentalmente, una línea de transmisión es un punto vulnerable a factores climáticos, tornados o tormentas. Mayoritariamente viene de esa subestación, también puede recibir aportes de Mar del Plata o Neuquén, pero la confiabilidad de suministro que tiene hoy Tandil, es la confiabilidad que tiene una línea aérea. Tener una central, que tendrá un excedente de 100 MW, le da una situación de privilegio en cuanto a disponibilidad de la energía y por otro lado le da recursos, porque teniendo excedentes será desde el punto de vista eléctrico un lugar ideal para radicación de empresas donde el abastecimiento eléctrico sea un insumo de la producción”.

En relación al funcionamiento, detalló que “esta máquina operará como máquina de punta, es decir que si no hay energía opera y si hay energía opera menos. La previsión de este tipo de centrales en primavera y otoño arranquen 3 o 4 horas y en invierno y verano arranquen 10 o 12 horas. Tiene un despacho de alrededor de un 50 o 60 por ciento del máximo que podría generar”.

Finalmente Guzmán aseguró que “en el caso de una central eléctrica los impactos ambientales que se toman son la emisión de gases, el consumo de agua, el vertido de efluentes líquidos. Todos esos puntos se estudian mucho, no hay subjetividad en la evaluación, por lo cual una pre evaluación da garantías de que la evaluación con algún ajuste satisfaga los requerimientos ambientales. También estamos haciendo el estudio de explotación del acuífero, ahí tenemos necesidad de traer de acueducto lejano a la población. La central consume agua en una zona industrial, próxima al Parque Industrial, el agua necesaria parte de ahí hasta el límite que no tenga competencia con el agua de la población y de ahí vamos a ir hacia un acueducto hacia el noroeste”.

Por su parte el presidente de la Usina, Matías Civale, afirmó que “esto es muy importante para el futuro energético de la ciudad y para el desarrollo industrial de Tandil. Hay dos cuestiones que nosotros también vemos como favorables, por un lado nosotros teníamos planificado desde la Usina una obra a desarrollar en cuatro o cinco años y que es la subestación en la zona industrial, para lo cual la Usina ya adquirió un transfo por más de dos millones de dólares, esa obra se tendrá que acelerar en los tiempos para favorecer la radicación y obviamente que esto permitirá que los gobiernos Provincial y Nacional puedan colaborar de alguna manera. Si bien eran dos proyectos que se manejaron de manera aislada y se pensaron de manera separada en algún punto convergen”.

“Cuando se planteó la localización, el municipio planteó la necesidad y el jefe gabinete está trabajando en las gestiones, porque es necesario avanzar con el proyecto de construcción de la rotonda de la ruta 226  y el acceso a la base aérea”, completó.

 

Los comentarios están cerrados.