Ciudad, Política

Respaldan decisión de Artime

El miembro de Familiares Detenidos, Carlos Díaz, mostró al titular del HCD, Marcelo Artime y concejales de los distintos bloques, documentación sobre algunos testimonios que indican, entre otras cuestiones, que el primer caído en Malvinas habría tenido una activa participación en tareas represivas durante la última dictadura militar. 

En medio de una reunión pacífica y abierta que tuvo lugar en el recinto de sesiones del Concejo Deliberante, miembros de Organismos de Derechos Humanos que conforman la “Comisión Permanente por la Memoria, la Verdad y la Justicia” ratificaron  su pedido de quitar el cuadro del primer caído en Malvinas, capitán Pedro Giachino, por su presunta participación durante la última dictadura militar. Según consensuaron, se trató de “un acto democrático” y de “ratificación de política de Derechos Humanos que llevó décadas constituir”.
Esta postura se hace eco, además, de otras organizaciones de ex combatientes que están manifestando su apoyo al presidente del cuerpo legislativo local, arquitecto Marcelo Artime, por “estar al tanto” de la situación  particular de quien participó en el conflicto bélico de 1982.
Entre otras cuestiones, llamó la atención de todos los presentes los argumentos esgrimidos por el miembro de Familiares Detenidos, Carlos Díaz. En su alocución mostró documentación que comprometería al ex capitán Giachino en tareas represivas durante la última dictadura militar y recordó que por ese motivo “la comisión solicitó en dos oportunidades que se bajara el cuadro” del capitán de fragata caído en Malvinas.
Durante la reunión se hicieron presentes (además del titular del HCD), concejales de distintas bancadas, además de abogados con intervención en causas de delitos de lesa humanidad e integrantes de Familiares Detenidos, Madres, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Abuelas de Plaza de Mayo, Agrupación Hijos, CAMUS, familiares de desaparecidos, entre otros.

Testimonios documentados

En primer término, Carlos Díaz, relató la existencia de distintas causas que harían referencia a la presunta intervención del ex capitán en delitos de lesa humanidad. “Por un lado está la Esma: con relación a esta Victor Basterra y Gloria García Romero dicen que se enteran que el oficial (que usaba el nombre de guerra ‘Pablo’) había caído en Malvinas. Cuando salen libres, corroborando las fotos, se dan cuenta que quienes ellos conocían como el oficial Pablo era Giachino”. A continuación indicó que en la ciudad habría dos causas que lo involucran: “una es una declaración en una audiencia ocurrida el 6 de diciembre de 2004 por el Juicio por la Verdad en la cual Lavalle dice: ‘Yo supe que me interrogó Giachino cuando quedo libre y veo las fotos de los caídos de Malvinas y lo reconozco’. O sea: este señor dice: ‘A mí me torturó Giachino’, con lo cual termina todo tipo de especulaciones”.

Luego Díaz sostuvo que un conscripto de aquel entonces de apellido Paglietti ratificó el testimonio de Lavalle al relatar que era furriel de Giachino. “La oficina de Giachino –explicó el referente de Familiares…- estaba al lado del Centro Clandestino de Detención. Ratificó también que Giachino era Jefe de Seguridad y Vigilancia de la Base. Se sabe que allí llegaban con un tarjetón naranja los autos de la ‘patota’, las mostraban en la garita redonda y tenían que dar el nombre de los secuestrados”.

Díaz recordó que a la Base de Mar del Plata ingresaron más de 500 secuestrados en el año 1976: “No hay ninguna posibilidad –dijo- de meter 500 civiles dentro de la Base y que el jefe de seguridad no lo supiese. Es absolutamente imposible que lo ignorase”.

Frente a la mirada atenta de los presentes, Díaz recordó que en la causa conocida como ‘Base Naval I’ se da por acreditado fehacientemente que la Agrupación de Buzos Tácticos formó parte del Centro Clandestino de Detención y Tortura. O sea, la Agrupación de Buzos tácticos, en su complejidad, era parte operativa del centro clandestino. “Ninguno que estuviese ahí estaba exento del grupo clandestino –enfatizó- Y Giachino estaba en esa agrupación”.

Carmen Ledda Barreiro, de Madres, por su parte, celebró y valoró “que se haya quitado la imagen de un genocida” aunque aclaró que “eso nada tiene que ver con nuestros héroes de Malvinas, que los respetamos y cuyas fotos pueden convivir perfectamente con nuestros desaparecidos”.

A su turno, Pablo Mansini, secretario de la Asociación de Detenidos y Gloria León (Madre Línea Fundadora) –entre tantos otros- ratificaron la necesidad de convivir en democracia y “valorando” una política de Derechos Humanos.
Para concluir, Artime afirmó que el tema se tratará en sesión pública el jueves con la idea, no sólo de ratificar el compromiso del Cuerpo con la política de Derechos Humanos, sino prestándole atención a la participación activa de este tipo de comisiones en pos de trabajar en consenso y por una democracia “participativa”.

Los comentarios están cerrados.