Deportes, Fútbol

Racing se aprovechó de un flojo Independiente

0102_racing_fotobairesRacing Club, el último campeón del fútbol argentino, se aprovechó de un pálido Independiente y lo venció esta noche por 2 a 0, en el clásico que se jugó en Mar del Plata, por la Copa Ciudad de Avellaneda.

Los goles los convirtieron Diego Milito y Gustavo Bou, a los 39 minutos del primer tiempo y a los 4 del segundo respectivamente.

Desde temprano aparecieron en el centro de “La Feliz” banderas y pasacalles preparados por la hinchada de Racing para recordar el descenso que sufrió Independiente en junio de 2013, todavía demasiado fresco en la memoria de ambas parcialidades.

“BolBiste para Berme campeón”, el mensaje más reiterado, llegó a recorrer el espacio aéreo marplatense en la cola de una avioneta.

Luego de un vertiginoso pasaje inicial, Racing se estableció como protagonista, mientras que Independiente pasaba demasiado pronto a formar una última línea de cinco jugadores, e intentaba hacerse sólido en el propio territorio.

Así y todo, fueron sucediéndose irremediablemente las llegadas de los dirigidos por Diego Cocca, en tanto “El Rojo” esgrimía en ofensiva únicamente la pegada de Federico Mancuello en ocasiones originadas con pelota parada.

Racing se acercó al gol a los 16 minutos de juego, mediante un centro enviado por Leandro Grimi desde la izquierda para Milito, quien pretendió colocarla con tranquilidad a la izquierda del arquero, pero terminó dándosela en las manos.

Un tiro libre de Mancuello que pasó por arriba de la barrera y Sebastián Saja rechazó arrojándose sobre el palo izquierdo a los 19 fue lo mejor que hizo Independiente.

Luego, a los 32, el defensor Jorge Figal comprometió al arquero al tocar hacia atrás ante la presión de Milito, quien eliminó a Diego Rodríguez con un pase de gol que no llegó a capitalizar Bou.

La apertura del marcador estaba al caer, y a los 39 Gastón Díaz ejecutó un córner a media altura desde la derecha, Bou controló y tiró un centro ideal para que Milito metiera el 1-0 a la altura del segundo palo. En el segundo período, Independiente probó tibiamente como sería buscar el arco contrario con la tenencia del balón frente a un adversario maduro, confiado, y agazapado en espera del momento propicio para liquidarlo.

El contraataque profundo no tardó en producirse; fue una corrida de Bou por la derecha que dejó tirado en el camino a Víctor Cuesta; Milito aprovechó para disparar a quemarropa y aunque no logró superar a Rodríguez, el rebote fue todo lo que necesitó el mismo Bou para marcar el 2-0.
El equipo de Jorge Almirón pudo haber descontado a los 10 minutos de la segunda etapa por medio de otro remate de Mancuello, que pasó muy cerca de la base del poste izquierdo.

Comenzaron a realizarse los cambios en ambas formaciones, pero hasta el final dio la impresión de que Racing estaba dejando pasar la chance de concretar una goleada histórica.

Fuente: DyN

Los comentarios están cerrados.