Deportes

Quilmes no encuentra el rumbo; cayó por paliza en Comodoro

0010100368Volver a la victoria rápidamente siempre viene bien y eso hizo Gimnasia Indalo con algunos vaivenes en su básquetbol, pero con eso le alcanzó para hacerse fuerte una vez más en el Socios Fundadores. Con un buen aporte del foráneo Sam Clancy, las apariciones de Federico Aguerre y algún triple esporádico, doblegó sin problemas a un frágil Quilmes por 84 a 60, que sintió en demasía la falta de gol de Walter Baxley.

Hubo superioridad total en el primer cuarto que se permitieron ensayar alley oops mientras del otro lado el rival tuvo siete pérdidas y lució desorientado, con Walter Baxley sin su habitual cuota de protagonismo. El (24-9) obligó al DT Leandro Ramella a proponer algo distinto para el segundo cuarto y le cambió el ritmo al partido. Pasó a
defender en zona 2-3 y lo hizo más lento al partido.

Como no entraron los triples y resguardó el rebote defensivo, la visita pudo ponerse en juego a través de Enzo Ruiz y el aporte de Fernando Calvi desde la banca.

La irregularidad del local determinó que suene la alarma porque sobre el final se vio solo (37-31) adelante. Sin embargo, un triple de Leonardo Mainoldi (venía de 0/12 en los últimos partidos) permitió que la ventaja fuera más tranquilizadora.

Es que el ala pivote de la Selección Nacional recuperó su tiro exterior y lo prolongó en el tercer cuarto al terminar con 4/6 más allá de la medialuna. También se sumó el rebote de Clancy (13), defensa del resto, a los de Gonzalo García solo le quedó controlar el resto del cotejo cuando instaló un 60-37 decisivo para lo que quedaba
por jugar.

El entrenador aprovechó a rotar el plantel con la diferencia estabilizada mientras Leandro Ramella opuso muy pocos minutos de la dupla Walter Baxley-Johnatan Durley en el segundo tiempo. Solo jugaron 15′ y 19′ respectivamente. El partido estaba terminado hace un rato largo a partir de los 10 triples convertidos y variantes para el gol.

Solo hubo tiempo para la máxima diferencia de los “verdes” (84-57) y esperar el
final sin sobresaltos frente a un oponente que no termina de armarse sólidamente por tantas lesiones en el plantel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*