Deportes

Peñarol y un triunfo para recordar

Con la ausencia de Leonardo Gutiérrez, quien se lesionó en el entrenamiento nocturno del lunes, los marplatenses volvieron a jugar de local y superaron a Quimsa de Santiago del Estero por 80-77, después de remontar un partido increíble, con un pasaje colosal del juvenil Juan Ignacio Marcos.

Fue un comienzo impreciso de ambos, pero jugó un poco mejor Quimsa que se alejó 11-4 a falta de 3 minutos. Peñarol, controlado por la defensa rival, no le encontró la vuelta y perdió varias pelotas además de lanzar incómodo. Marcelo Richotti, para intentar corregir el rumbo, pidió “tiempo muerto”.

Las respuestas llegaron rápidamente: un par de recuperaciones defensivas se tradujeron en puntos y Peñarol estampó un 7-0 para igualar en 11. Fue importante Franco Giorgetti con 5 unidades. Pero Quimsa, con el aporte de los relevos Tayavek Gallizzi y Jaz Cowan, contestó con un 5-0 para llevarse el primer cuarto 16-11.

El equipo de Néstor García continuó con su buena producción, que le permitió escaparse 21-13 en el inicio del segundo cuarto, apoyado en el goleo de Carl Elliot (10). Si bien Peñarol contó con un triple de Figueroa, el extranjero de los santiagueños estuvo intratable y llevó a su equipo a alejarse 25-16.

Con una bomba de Phillip Hopson y otra de Robert Battle, Quimsa sacó 13 (31-18), pero salió al rescate Jerónimo Barón con cinco puntos al hilo y además apareció Rob Reed con un doble para arrimar al “Milrayitas” (23-31) cuando restaban 2 minutos. La mala noticia fue que el pibe marplatense, responsable de la remontada ofensiva, llegó a cuatro faltas y tuvo que irse a descansar. Los visitantes, con un mejor cierre, se fueron arriba por 9 (37-28).

Un triple de Reed en el inicio del tercer cuarto fue esperanzador, pero Quimsa lastimó con Nicolás Romano, bien alimentado por Hopson, para recuperar confianza y manejar una interesante distancia. Entrando a la recta final, Peñarol se puso duro en defensa y pudo atacar rápido para situarse a cinco (49-44).

La remontada continuó hasta que los locales pasaron al frente 53-52 con un triple de Juan Ignacio Marcos en un contraataque. El pibe fue importante para aportar frescura y revulsión. De todas maneras, Elliot calló a todos con un triple sobre la bocina para igualar el marcador en 55.

Un 7-2 de Quimsa en el arranque del cuarto final volvió a posicionar bien a los del “Che” García. Peñarol volvió a correr de atrás, con la sorpresiva a aparición de Marcos, manejando las ofensivas. Con el pibe como eje y el acompañamiento del resto, el equipo de Marcelo Richotti llegó a los minutos finales cerca en el tanteador (66-70 a falta de 3 minutos).

Los santiagueños lograron una renta de 10, pero entrando al minuto final, los “Milrayitas” estamparon un 6-0 para ponerse a cuatro y hacer ilusionar a todos en el Polideportivo Islas Malvinas. Ese envión le sirvió a los locales para, con una defensa asfixiante, poder recuperar pelotas, atacar rápido e igualar en 77 con una bandejita de zurda de “Juani” Marcos. Después, un nuevo recupero terminó con Franco Giorgetti anotando el doble y recibiendo la falta para luego convertir el libre y poner las cifras definitivas.

Informe: Prensa Peñarol

Los comentarios están cerrados.