-Boletín-, Portada

Montenegro vs. Lauría: por ahora sólo acumulación de vacaciones devengadas

blank

 “Cuando hablamos de vacaciones, nos referimos al devengo como el período previo de prestación de servicios durante el cual se genera el derecho a disfrutar de “X” días de vacaciones. … En estos casos el trabajador genera el derecho a las vacaciones durante los seis últimos meses de un año y los seis primeros del otro”, se define así al beneficio que perciben los trabajadores en general.

La complicación del devengo, sería sólo por ahora, la única consecuencia personal para el intendente Guillermo Montenegro, que traería aparejada la distancia política que han tomado con el concejal Nicolás Lauría, tras la decisión de éste de dejar de pertenecer al bloque oficialista.

“Montenegro lo puso de concejal no de sucesor, lo único es que el intendente no se puede ir de vacaciones” analizó un especialista en la materia consultado sobre el texto y los términos de la carta que hiciera pública el concejal Nicolás Lauría.

 

El intendente quien ya acredita 2 períodos de vacaciones, desde su asunción en 2019, acumula haberes por sus vacaciones no gozadas, que surgen de la remuneración fijada por ordenanza, aproximadamente $ 500.000.- mensuales, el doble del haber que percibía como legislador en la Honorable Cámara de Diputados de la Nación.

En los últimos tres meses la relación personal entre ambos se terminó quebrando, si tenemos en cuenta que Lauría expresó en su momento, que a pesar de la ruptura del Partido Fe con la coalición de Juntos Por El Cambio, él tenía un acuerdo personal con el intendente que pensaba respetar.

Pero pasaron cosas en el devenir de la política dinámica y enrevesada que viven quienes han elegido la actividad, y mucho más cuando se atraviesan períodos de confección de listas que además de servicios conllevan remuneraciones públicas generosas, en la mayoría de los casos.

Se produjo un divorcio que muy posiblemente obligue a Montenegro a no disfrutar de  su período de vacaciones anuales, ya que aseguran que no puede ni resfriarse y que su ausencia en la ciudad por un período determinado por la Ley Orgánica de las Municipalidades, prevé su reemplazo por el primer concejal que integró la lista en la misma elección que habilitó el mandato del jefe comunal, en cualquiera de los casos.

Proporcionalmente a valores constantes y actualizados, la falta de disfrute de las vacaciones estaría devengando un crédito de $ 1.000.000.- cuando expire su mandato en 2023, de continuar en esta situación.

La sorpresiva designación de Lauría en ese lugar de la lista en Juntos Por El Cambio, sorprendió a propios y extraños. En la negociación habría sido clave la conformidad de la ex gobernadora María Eugenia Vidal. Por qué no estuvo en ese lugar un hombre del PRO, ya que Lauría sólo era conocido como jugador de básquet, no como cocinero, ni cómico ni árbitro de futbol.

Sin embargo, trascendió que el edil llegó a causa de un complejo enroque tipo PRO, en el cual además estaba en juego la candidatura a intendente de San Vicente y una banca como legislatura de la Provincia de Buenos Aires más precisamente en la Cámara de Diputados. Un revoleo que ahora no permite que Montenegro tome sus merecidos descansos anuales.

Otra de las variantes, podría ser el aporte que se hace para adquirir el derecho a ocupar en lugares de privilegio en las lista. Por ejemplo la que ocupa Facundo Moyano en la lista de Sergio Massa, en el Partido Renovador de la ancha avenida del medio.

Ayudan a la hora de la pesada financiación electoral, con las tentaciones que siempre provocan las cajas de los sindicatos, ya sean de la UATRE como del Sindicato Único de Trabajadores de Peajes, que Hugo Moyano creó para la incursión política familiar, muy propia de la clase trabajadora proveniente del PJ:

blank

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*