Política

Miles de usuarios sin luz y el OCEBA ausente

En vísperas de la inauguración de la temporada alta, no está asegurado el normal suministro para una demanda de esa naturaleza, como tampoco hay una respuesta adecuada de las guardias de la empresa EDEA, frente a los reclamos que desbordan el call center, ante la deficiente comunicación de la Empresa de Electricidad Atlántica (EDEA), como ya ocurriera el 1° de diciembre con la salida de servicio ocurrida en la línea de 500 Kv, de la cual aún se desconocen los motivos.

Los problemas de generación y transporte de TRANSENER y TRANSBA, se prolongaron en la distribución de EDEA, multiplicándose los problemas que afectan domicilios, empresas, sistemas informáticos, cajeros bancarios etc.

El viernes 8 de diciembre, Mar del Plata y zona fue afectada por un breve pero potente temporal de lluvias y vientos. Eso hizo que durante esa tarde en varios barrios de Mar del Plata se quedaran sin luz con una lentísima reposición del servicio que en la mayoría de los casos tardó entre 15 a 36 horas

Hoy, a 72 horas de haber sucedido, todavía algunos barrios de la periferia siguen sin haber recuperado el servicio eléctrico, con todos los perjuicios que esto genera. Desde la empresa distribuidora, EDEA S.A. no pueden solucionar la situación debido a la falta de personal capacitado y equipamiento suficiente.

Cientos de usuarios acudieron hoy lunes al Centro de Atención de Av. Independencia (¡único en toda la ciudad!) para realizar sus reclamos. Más allá de los grandes esfuerzos que realiza el personal administrativo, la empresa está desbordada y no puede darles una solución.

Esta situación es figurita repetida en EDEA desde hace varios meses producto de la falta de personal que desde nuestro Sindicato venimos denunciando hace más de dos años. La empresa factura millonarios ingresos mensualmente y recientemente se benefició con un nuevo incremento de las tarifas. Sin embargo, no brinda un servicio acorde a lo que percibe por parte de todos los usuarios.

 

Para colmo, pretende solucionar el panorama, otorgando cada vez más tareas y responsabilidades a las empresas tercerizadas (cuestión prohibida en el pliego de concesión), quienes no cuentan con personal capacitado para este tipo de tareas riesgosas poniendo en peligro a trabajadores de planta permanente, a usuarios y hasta a los mismos trabajadores precarizados de las tercerizadas.

El Órgano de Control Eléctrico de la Provincia como siempre hace la vista gorda.

Los comentarios están cerrados.