-Boletín-, Portada

MGP y STM: plata no hay y yerba tampoco

blank

 

Ganando tiempo mientras la inflación hace el ajuste, el déficit presupuestario y la recomposición salarial, agenda pesada para la reunión de mañana en la cual el intendente municipal Guillermo Montenegro, volverá a ver las caras de los dirigentes del Sindicato de Trabajadores Municipales.

La diferencia real no es del 5 %, sino que es sólo un título para enmascarar una situación que se volvió en tema prioritario en la gestión. En las charlas surgen porcentajes, desde abril 2021 hasta diferencias que llegarían a subsanarse en febrero de 2022. Cómo un plan de pago, un ahora 12 moderado, pero tampoco hay como financiarlo, salvo un mago.

blank

Hubo cruces entre el inefable secretario de Gobierno, Santiago Bonifatti, quien arriesgó que había razones de servicio en medio de una pandemia, en clara alusión a la supuesta inoportunidad de STM,

¿¿¿ ¡¡¡Cómo van a hacer un paro ahora !!! ???, dijo,  mientras piensa que más se puede llevar puesto de la MGP, a través de la Secretaría que ¿conduce?. Bueno, así y todo contrariado, Bonifatti lo dejó de “garpe” a don Antonio Gilardi, a quien a esta altura del partido le cuesta llegar por las escaleras al cuarto piso del despacho, de quien insólitamente aparece como blindado. Es casi una cuestión humanitaria atenderlo, con el mayor de los respetos.

blank

¿Qué tendrá el petiso?, decía en su campaña electoral, no funcionó esa mecánica de instalación,  cuando competía con el actual intendente que entró por el aro y se dispuso a descubrirlo. Es lo que hay. No descolló ni durante los mandatos de Gustavo Pulti, encima ya la ficha se la sacaron los propios municipales. Y le tomaron la patente, ya saben de qué se trata.

¿Quién le arma estos despelotes al intendente? ¿O se mete solo? Son interrogantes que deben comenzar a plantearse con otra rigurosidad, ya han comenzado a surgir memes y cadenas de whatsapp que no dejan bien parado al jefe del Departamento Ejecutivo. No es la mejor señal, por más pícaras e irónicas que parezcan creativamente.

Pero el “hombre sorpresa” del gabinete de Montenegro, como funcionario de importancia, no se priva de nada y lo “sacó vendiendo almanaques” al jerarca sindical, a quien se le escaparon los improperios que llegaron a las siempre muy bien informadas fuentes que cuenta mdphoy.com

También el sindicato puso la pierna fuerte en el programa “Ni vencedores ni vencidos”. Alejandro Heuguerot apuntó alto y cuestionó lo que perfora los pasillos del Palacio Municipal, la gran cantidad de funcionarios designados en la planta política, que no hablan de estrecheces ni austeridad en el manejo de los recursos que faltan.

Sobre la mesa de discusiones, está el incumplimiento con los reclamos salariales de un gremio, que precisamente no militó para que el ex diputado nacional llegue a ser el intendente en 2019, no es un dato más en un año político. El amarillo no está entre sus colores predilectos.  Ya llevan seis días de paros y acostumbran a las siestas largas.

Pero las partes no quieren “más mambo”, no tienen margen ni espacio político, no es el mejor humor el que reina entre los vecinos y contribuyentes con los políticos y sindicalistas. A gente experimentada, del oficio digamos, no se le puede escapar esta clave del asunto.

A 24, 48 y 72 horas de paro, seis días en total, el 30 % de las jornadas laborales de un mes, es inquietante por lo menos, la proyección de la protesta no dio para más que una presentación epistolar, un cara a cara y un vuelvan el lunes (por mañana) así vamos viendo.

Hasta acá llegamos, pero bajar las ansiedades y expectativas es una buena sugerencia, para una época donde el ajuste parece haber llegado y no hay retorno. El Covid 19 va terminar explicando muchas ulterioridades: “Nos tocó gobernar durante una pandemia que atrapó al mundo entero”, suena a excusa, pretexto, lo cual también es cierto.

Jorge Elías Gómez

jgomez@mdphoy.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*