Portada

Mar del Plata: Televisión de tubo y ambiente a lo “Olmedo y Porcel”

 

blank

A esta altura del año son varios los previsores que apuntan a planificar su verano y comienzan por sitios especializados online e inmobiliarias a observar departamentos para alquiler en Mar del Plata.

En las redes se multiplican las críticas a lo vetusto que se ven la mayoría de las unidades de departamentos que se ofrecen, especialmente en la gran ciudad balnearia bonaerense y nacional que es Mar del Plata.

Los televisores de tubo, las cortinas con tonos de colores “arratonados”, la vajilla rejuntada de diferentes épocas y estilos, los aires acondicionados que, o no se ofrecen, o son de los cuadrados, antiguos y ruidosos. Un paisaje “vintage” no buscado que retrotrae a las imágenes en las películas de Alberto Olmedo y Jorge Porcel durante las décadas de los ’70 y’ 80.

¿Se quedó Mar del Plata en el tiempo en materia de oferta habitacional para la temporada de verano?

LAS RAZONES QUE ESGRIMEN LOS PROPIETARIOS

Si se atienden los argumentos que brindan en esas discusiones de redes sociales los propietarios de inmuebles para alquiler temporal en Mar del Plata, podrá leerse que entre los altos impuestos, la baja rentabilidad, el poco tiempo en el que se le puede sacar rédito a la unidad funcional, el maltrato de los ocasionales inquilinos a la propiedad y los robos de elementos proporcionados para el confort, está el combo de razones por las cuales invertir en mejorar la experiencia del veraneante no está entre las prioridades de la gran mayoría de los dueños de esos departamentos.

Ni siquiera la competencia con unidades más modernas en zonas no tan clásicas de Mar del Plata los mueve a mejorar las prestaciones de sus departamentos porque consideran que son dos mercados absolutamente diversos. Uno, el de quienes priorizan la comodidad, el estilo y algún grado de “lujo”, con bastante más alto poder adquisitivo lo que les permite viajar con vehículo propio y alejarse del centro. Y otros, en cambio, más clásicos, con menos pretensiones, o quizás adolescentes y jóvenes que poco les interesa el bienestar que implica un buen televisor conectado a un sistema de cable, un servicio de Internet super veloz o un aire acondicionado silencioso y moderno.

EL CÍRCULO VICIOSO QUE VEN LOS VERANEANTES

Del otro lado del “mostrador”, los potenciales inquilinos remarcan la falta de voluntad, por parte de quienes poseen inmuebles en Mar del Plata, para mejorar las prestaciones con el correr de los años. Eso los ubica, según la opinión de quienes buscan alquiler en un lugar de comodidad y falta e inversión que perjudica las potencialidades de la ciudad más importante de la costa bonaerense.

 

blank

La imagen que deja es la de “aguantaderos” en donde los propietarios depositan los electrodomésticos, cocinas, colchones, televisores, vajilla, manteles y muebles que van descartando de sus hogares habituales sin preocuparse por dar el salto de calidad que el mercado del alquiler está aguardando en Mar del Plata para equipararse a otras plazas a nivel internacional o en zonas de la Argentina que “cuidan más” a sus turistas.

Agencia Infocielo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*