Portada

Manes ganó la Quinta Sección y Mar del Plata fue una foto del país que rechazó al kirchnerismo

blank

La lista unidad a concejales de la MGP, que encabezó Fernando Muro, cobró el valioso voto bronca/castigo que recibió el Frente de Todos, en la mayor parte del país que tuvo su réplica en General Pueyrredon, y que en general fue calificado como tsunami político que se vivió en todo el territorio nacional que no excluyó a Santa Cruz, la cuna del kirchnerismo. En Mar del Plata no hubo competencia para concejales, sino lista unidad.

La UCR ganó en 4 de las 8 secciones electorales de la provincia, adquiriendo el rol protagónico que se propuso a partir de la decisión de emanciparse, dentro de la coalición política que integra con el PRO.

Pasó por ventanilla, para recibir un hacerse cargo, lamentablemente del malestar generalizado por una gestión que tuvo en el manejo de la pandemia, un grado de sentencia popular determinante, con el vacunatorio vip y Olivos Gate, cuyas repercusiones terminaron de confirmar las críticas hacia los gobiernos de Alberto Fernández y Axel Kicillof.

El plan de vacunación incompleto, dejó a la intemperie cualquier tipo de campaña o plan de gobierno, que pudiera ser compensado con aportes extraordinarios de bonos, beneficios extraordinarios y asignaciones provenientes de la caja de la ANSES. Una cuarentena de un años que dejó la economía en pañales.

No alcanzó el denominado voto duro del kirchnerismo, que había quedado hace 2 años a sólo 9.500 votos, en la elección que convirtió en intendente a Guillermo Montenegro. Los preocupantes pronósticos, que adelantaban hace sólo unas semanas que Virginia Sívori no llegaba ni medía cómo se esperaba, estaba la sensación de correr de atrás, aunque no se lo reconociera públicamente.

También entró en dudas, con dejos de perplejidad la procedencia de la candidatura de Victoria Tolosa Paz, lo cual profundizaba no sólo los errores de campaña sino que dejaban con mayor visualización las medidas oficiales, que se alejaban de las soluciones y persistían en la contrariedad que se transmitía a todas las clases sociales.

La debilidad de la concejala Virginia Sívori, quedó definitivamente averiada, con exclusiones digitadas de otras participaciones locales, que provenían desde el mismo universo político que había quedado a sólo 3 puntos del porcentaje que obtuvo Juntos Por El Cambio en 2019.

El acompañamiento de María Fernanda Raverta al frente de la ANSES, con el manejo de asistencia a franjas más vulnerables socialmente,  que en principio se daba como un plus finalmente no se reflejó, ni aún con la intervención del Ministerio de Desarrollo Social de La Nación.

Los desembarcos de la candidatura de Diego Santilli y Alejandro Rabinovich, como candidatos a diputado nacional y senador provincial, no melló una decisión que ya el electorado había decidido hacer explotar en las urnas.

Sólo fueron parte de una foto multitudinaria de candidatos de Juntos, que no adquirió en absoluto el perfil de un fenómeno local, sino que fue un cuadro más que se colgó hasta en las paredes más refractarias a la opisicón.

Las encuestas dejaron en evidencia, que había poderosas razones que no se computaron debidamente o no se dieron a conocer, con algún grado de intencionalidad o sistemas que toman datos frágiles o no consolidados. Las más acertadas hablaban de un empate técnico que entretuvieron a los lectores, pero que no persuadieron a los votantes que resultaron categóricos.

Adjudicar al desordenado, desprolijo, no exento de cuestiones ideológicas y vinculadas a negocios con laboratorios, a la provisión de vacunas fue un golpe decisivo que terminó de volcar el plato de la balanza, que resultó una carga imposible de levantar ni siquiera de equilibrar.

En la emisión del voto de ayer hubo más de una lectura, Manes no recibió la totalidad del apoyo del radicalismo marplatense ni bonaerense. No hay que perder de vista que Gustavo Posse se corrió junto a Diego Santilli ni bien perdió la interna de la UCR provincial, la CC sumó los votos que generalmente aporta el partido de Elisa Carrió, por un acuerdo con Rodríguez Larreta y Santilli.  También peronistas que no se sintieron identificados con las propuestas y se refugiaron en la ausencia a los comicios o al voto en blanco.

La confusión en el Frente de Todos, llegó a tal punto que en el último mes y con la intención de levantar lo que ya se venía cayendo como un piano, fue darle una mayor participación a Ariel Ciano, un hombre de Sergio Massa, que había logrado notoriedad al designar como vecino destacado al múltiple procesado y condenado Amado Boudou.

No movió la aguja, demostrando que no tiene votos propios y nació pro ahijado por Acción Marplatense y ahora es un fantasma como ha quedado demostrado, abriéndose un paréntesis de interrogantes muy grande hacia noviembre. Es muy posible que el FdT haya tocado su techo. Eso dijo la gente.

 

Jorge Elías Gómez

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*