Portada

Lloran las viudas del intendente “tuerto”

El acto de playas públicas en 2018

Justo cuando se recordaron los 20 años de la caída de Fernando De La Rúa, Kicillof pasó por Mar del Plata. Ubicó al intendente Guillermo Montenegro en un lugar desacostumbrado, le hizo sentir el mismo destrato que su patrona política, María Eugenia Vidal, le hizo vivir al ex intendente Carlos Fernando Arroyo.

El 28 de diciembre de 2018 la ex gobernadora dejó abajo del palco oficial y al rayo del sol al jefe comunal marplatense. Arroyo decidió retirarse ante una demora de 2 horas en el inicio del acto. No prosperaron sus reclamos que eran procedentes, debido a que tiene expresamente contraindicado exponerse a los rayos solares, especialmente al mediodía, porque padece Epoc.

En esa jornada, Arroyo volvió a su despacho a informarse sobre la última temporada del futbol de verano en enero de 2019 en esta ciudad. Hoy el estadio emblemático de la ciudad está inhabilitado parcialmente por la propia MGP y su utilización es mínima.

Esa oportunidad fue cuando bajo el título “Mar del Plata te hace feliz”, la hoy diputada nacional María Eugenia Vidal le daba un toque a su costado populista con sombrillas color amarilla. Una playa pública en Mar del Plata con el color del PRO. Pero no debería llamar la atención si se le pasa el escáner a MEV.

Ayer en La Rambla: Kicillof le quitó pantalla al intendente 

 

No es caprichoso asociar la desestabilización que terminó con el gobierno del presidente De La Rua, que en su caso lo llevó a la renuncia. Vidal entre 2015 y 2019 llegó a la ciudad en 50 ocasiones. En 45 de ellas despreció al doctor Arroyo y su actitud despectiva quedó reflejada en ese hecho tan despreciable. Heidi no apareció más por Mar del Plata ni a promocionar el shopping de su empresario predilecto y vacunado vip, Florencio Aldrey Iglesias.

Ayer Montenegro sintió el calor del piso de La Rambla, por decisión del gobernador Axel Kicillof, quien decidió apostar fuerte a la temporada alta en toda la costa y en especial en Mar del Plata, por una cuestión política como una de las razones de fondo. Esto no le pasaba a Montenegro con Vidal y parece que molestó a las viudas de un intendente que se volvió tuerto o mal visto para el gobernador.

En la Provincia, una jurisdicción que no es de su paladar preferido, la performance de MEV fue superar a Aníbal Fernández por menos de 5 puntos porcentuales, cuando Vidal no llegó al 40 % de los votos en 2015. En 2019 fue derrotada por Axel Kicillof por 20 puntos porcentuales. Se acabó su idilio expresado como “orgullosamente bonaerense”. Quemó varias etapas.

El papel de Vidal era ganar la territorialidad para el PRO en el territorio bonaerense y coincidió con las necesidades de Guillermo Montenegro. Para instalar su candidatura no ahorraron esfuerzos ni recursos de los bonaerenses, en todo sentido, incluyendo materiales y económicos a través de partidas públicas.

Vidal sometió a Arroyo a una campaña despiadada para liquidarlo políticamente, si así como hicieron con De La Rúa hasta hacerlo caer, salvando las distancias, pero no la metodología. A tal punto, que sostuvo a Acción Marplatense (hoy balanza en el Concejo) para restar las chances de Fernanda Raverta, una rival directa y permitir la entrada por una hendija de Montenegro, como finalmente ocurrió. La diferencia entre ambos orilló en los 3 puntos porcentuales.

Se puede abundar con este tipo de datos, pero para abreviar observemos cómo han quedado ubicados actualmente  Daniel Scioli, Fabián Perechodnik, Mariano Mohadeb, Alejandro Rabinovich,  Guillermo Montenegro, etc.

Este es el proyecto PRO en expansión que ya recibió una advertencia explosiva: “Espero que no gasten los impuestos de los porteños en la campaña”, dijo el neurocientífico, Facundo Manes en obvia alusión a la usanza de Rodríguez Larreta. Sabía muy bien lo que decía el ahora diputado nacional de la UCR por la Provincia de Buenos Aires.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*