-Boletín-, Política, Portada

Kicillof – Montenegro: divorcio con papeles: ¿Y si hay que girar en descubierto? 

Kicillof se reunió con todos los intendentes de la costa atlántica bonaerense, excepto Guillermo Montenegro y Martín Yezza. Lo cual habla de un claro distanciamiento (por lo menos político) ya que Mar del Plata concentra un alto porcentaje de la población turística balnearia de temporada alta.

Es un fuerte indicio del divorcio entre el gobernador bonaerense y el intendente marplatense, y muy posiblemente puede considerarse hasta un caso de discriminación, en una nueva demostración del alejamiento de la política de los problemas de la gente.

Es como si no hubiera retorno en este aspecto, cuando no se involucra a Mar del Plata a la hora de los anuncios en materia de instalación de postas de vacunación contra el coronavirus y de testeo.

Es una inquebrantable profundización de segregar a marplatenses y turistas que decidan pasar sus vacaciones en Mar del Plata. Sólo un acto de miopía política (que ya ni se disimula) puede explicar una decisión de esta naturaleza, que se nota mucho y que además puede extenderse a servicios de salud, educación y seguridad, que la provincia presta en Mar del Plata durante los 365 días del año, cuya calidad merece el mayor de los cuestionamientos.

No escapa a la consideración del análisis la complicada coyuntura económica de la Municipalidad de General Pueyrredon, que podría estar necesitando el auxilio del Banco de la Provincia de Buenos Aires, para afrontar el pago de aguinaldos antes de fin de año.

Ahí la decisión política del gobernador Kicillof resulta determinante, si hay que atenerse a la negativa que Martín Yezza, el intendente de Pinamar, quien debió peregrinar por entidades de crédito financieras de carácter privado para cumplir con las obligaciones salariales. Esto podría obrar como antecedente inmediato, en caso de que la administración Montenegro necesitara acceder próximamente, al mecanismo de giro en descubierto.

No debe olvidarse del reciente acuerdo arribado entre el DE y el STM, cerrando una negociación en el 41 % que contempla un 16 % adeudado del 2020, lo cual significa un aumento real de bolsillo de sólo 25 %, sobre una inflación que cierra el año en torno al 52 %. Se instrumenta así un formidable ajuste en personal al gasto municipal en el rubro de mayor impacto presupuestario, que seguramente deberá ser trasladado al tratamiento del presupuesto 2021, que tras dos solicitudes de prórroga podría ser elevado con la nueva composición del Concejo Deliberante. El oficialismo logró un mejor posicionamiento tras las elecciones legislativas que engordaron su bancada y ahora ha llegado el momento de aprovecharlo.

No fluye la información en ese sentido, sólo los trascendidos que brindan fuentes muy bien informadas y responsables. Se desconoce la profundidad de los problemas hasta cuando se llega a las instancias de las declaraciones de emergencia, a la cuales ha apelado frecuentemente el DE. A tal punto que en tal situación revistan las áreas de Seguridad Ciudadana, Salud (con sucesivas prórrogas), Tratamiento de Residuos en el Predio de Disposición Final, el servicio de transporte público de pasajeros, y últimamente el solicitado por la concejal Paula Mantero (muy cercana a las iniciativas políticas oficialistas) relativo a la declaración de emergencia sobre el estado de los refugios ubicados en paradas de colectivos.

En este último caso, ha trascendido además que existe una propuesta de la empresa de José Pepe Albistur en la modalidad de derechos de publicidad sobre ese mobiliario urbano, lo cual lo ubica en una situación de privilegio si logra la declaración de emergencia que facilita las adjudicaciones a los amigos del poder, como ocurre con CIAGESER, que se ha extendido y naturalizado en la estructura pública municipal, provincial y Nacional.

Al respecto se observa que las restricciones presupuestarias nunca alcanzan a la re determinación de precios de las certificaciones mensuales de la recolección de residuos y sus adicionales. Todo fluye en ese sentido en el mayor contrato que tiene la MGP con una empresa vinculada a la familia Moyano, que parece gozar de un trato preferencial dentro de la gestión Montenegro. Tal vez un ajuste como el aplicado al gremio de los trabajadores municipales, llevarían más alivio a las angustiadas arcas municipales.

El gobierno municipal que logró el 48 % de los votos ha tenido el respaldo político necesario y logró el margen necesario para actuar en ese sentido. Aunque muy probablemente ese resultado permeabilice el voto de sus concejales y aliados cuando se trate el aumento de tasas y derechos municipales que regirán a partir del 1º de enero.

El intendente Montenegro ya parece sentir la ausencia de su mano derecha, ya que Alejandro Rabinovich acaba de asumir como senador provincial. Esto supone una renovación de gabinete, cuya profundidad se desconoce, planteada hasta ahora sólo a través de la urgencia que demandó recuperar la iniciativa en torno a Inspección de Tránsito, librada a través de un decreto textual aplicado desde la gestión anterior del ex intendente Carlos Fernando Arroyo. Se prende fuego todo como El Marquesado y hay que llamar a los bomberos.

No sería de extrañar que el intendente apele al oficio y conocimiento de concejales de la coalición oficialista, que dejaron la función hace horas y prolongarían su conchabo político. Es el caso del ex yerno de Arroyo y ex concejal Mauricio Loría, a quien ya se lo vio como empapándose de sus nuevas funciones en su próximo destino, también dentro de la administración pública, una sociedad de Estado como OSSE en este caso, con fuerte influencia política.

Comenzó a tomar aire y consolidarse el “montenegrismo”, con una mezcla de alas del PRO y radicales que dicen no haber cobrado ni haber sido contenidos en el armado de las listas en 2021. Y todo tiene que ver con la continuidad de seguir en el ámbito público, del cual son devotos, pero se quejan por los pasillos de la llegada de los disruptivos como Javier Milei o José Luis Espert. Muy seguramente habrá sorpresas en este sentido cuando se reformule el nuevo gabinete municipal.

A la hora de llevar tranquilidad, ya el flamante senador Rabinovich adelantó que no se desentenderá de sus negociaciones en Mar del Plata, algunas en marcha y que por lo tanto no dejará solo en la estacada a su mentor, el propio intendente que en una exhalación lo convirtió en miembro de la cámara alta bonaerense por la Quinta Sección Electoral. Ahora permitirá, por ejemplo, terminar de conocer con mayor profundidad la totalidad de los 27 distritos que la componen, en esto que la política llama ganar territorialidad con todos los gastos pagos.

 Jorge Elías Gómez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*