Arte y Cultura, Cultura

Inhuman en la ciudad los restos del crítico musical Federico Monjeau

blankEl crítico y ensayista Federico Monjeau, una de las plumas más importantes del periodismo en la Argentina, fue velado este domingo en el barrio de Almagro, rodeado de sus seres queridos y compañeros, a tono con los protocolos de estos difíciles tiempos de pandemia. Sus restos serán inhumados en Mar del Plata, donde nació el 19 de abril de 1957.

Monjeau falleció el pasado sábado, a los 63 años, a raíz de complicaciones derivadas de un infarto y de una operación cardíaca. Fue uno de los grandes críticos musicales, que revolucionó la especialidad a través de un notable talento para captar la esencia de la música y un poder único para transmitirlo.

Había en Monjeau un refinamiento natural que acercaba al mismo tiempo la música al lector. Lograba así sumarnos a su estatura. Escribió en Clarín sobre música clásica, jazz, tango y folklore durante los últimos 30 años y su columna de los domingos, “Notas al paso”, de tono universalista, reflejó una imaginación siempre de pie.

Ensayista inteligente, escribió dos libros, “La invención musical” (2004) y “Viaje en círculos. Sobre óperas, cuartetos y finales” (2018), en los que plasmó su conocimiento y su pericia para transmitirlo llanamente.

Todo su trabajo reflejó una honestidad intelectual a prueba de modas. Tenía la respuesta a esa pregunta clave de Susan Sontag: “¿Cómo debería ser una crítica que sirviera a la obra de arte, sin usurpar su espacio?”.

En una comunicación telefónica, su hijo Eugenio contó que a pesar de lo austero del velatorio de su padre, por las razones de protocolo, al que asistieron entre otros, la escritora Beatriz Sarlo y el músico Gabriel Senanes, la repercusión a través de las diferentes redes sociales fue mayúscula.

“Me llegaron miles de mensajes de condolencias de músicos, colegas y amigos”, señaló. En Monjeau se daba esa combinación, no tan común, que igualaba su calidad profesional con sus cualidades personales: era afable, respetuoso, divertido y de una sólida convicción política, que trascendió la grieta.

Fuente: Clarín

Los comentarios están cerrados.