Ciudad

GPS: “Se intentó hacer un negocio tomando de rehenes a los taxistas”

Foto-0076Aseguró el presidente de la Sociedad de Conductores de Taxis, Raúl Vicente, en el marco de la reunión de la Comisión de Transporte que se llevó a cabo este miércoles a la que también concurrieron los titulares de la Cooperativa Taxicoop, la Asociación Marplatense de Propietarios de Automóviles Taxímetros y Taxi Puerto, para fijar la postura de sus entidades sobre la polémica ordenanza que obliga al uso del sistema de Posicionamiento Global.

Acto seguido Vicente hizo una relación de los hechos que llevaron a la aprobación de la ordenanza refiriendo que, a fines de 2008, habían planteado que bajo ninguna circunstancia debía imponerse en forma compulsiva el uso de elementos de seguridad como el sistema GPS sino que la adopción de los mismos debía ser optativa, advirtiendo la posibilidad de que la obligatoriedad se constituyera “en un negocio para otros y en un accesorio para los taxistas”. Asimismo destacó que tras promover una consulta para que los taxistas se pronuncien democráticamente a fin de dirimir el carácter obligatoria u opcional   de la norma, la sede de su entidad sufrió, el 9 de abril de 2009, una atentado “demostrando que había intereses creados y que no se trataba simplemente de discernir si el GPS debía ser optativo u obligatorio”.

“La oposición, que nosotros ofrecíamos -prosiguió- , se sustentaba en el conocimiento previo la licitación era “un negocio a medida de una empresa, a la cual se le garantizaba la exclusividad por un periodo de cinco años, además de establecer la norma penalidades que marcaban que el incumplimiento del pago por más de seis meses consecutivos implicaba la perdida de la licencia”.

“De modo que acá se quiso hacer un negocio y dejarnos sujetos a los 2147 taxis a un nuevo impuesto que se iba a llamar “GPS. Y a tal punto que cuando se cae el negocio, que estaba basado en que sea una sola empresa la proveedora del sistema, en el año 2015, el mismo Departamento Ejecutivo abre el juego para que cada empresa contrate con quien quiera . Pero no podemos obligar a los compañeros que no tengan radio a poner un sistema que a ellos les serviría de poco o nada. Por lo tanto esto tiene que ser opcional, y que después cuando nosotros lo podamos colocar y demostremos que este sistema tiene utilidades que sean los mismos taxistas quienes decidan a adoptar el sistema. Para el despachador de viaje y en alguna sentido para la seguridad puede servir pero lo que no vamos a aceptar es que nos quieran vender espejitos de colores”, aseveró Vicente.

También rechazó de plano la utilización de las mamparas “porque no hay ningún ejemplo que indique que han servido para algo. Al contrario en la ciudad de Santa Fe se hizo una prueba y terminaron descartándolas por distintos motivos. Como, por ejemplo, que el seguro no se hace responsable cuando un pasajero se golpea; por el rechazo que genera en la clientela porque va incomoda; y porque es la excusa más fácil para decir: estoy apretado acá atrás, me bajo y te pago de abajo, y termina aprovechando la situación para asaltar al chofer por la ventanilla. Por lo tanto descarto totalmente las mamparas”.

Finalmente, Vicente insistió enfatizando que “acá se quiso hacer un negociado con una empresa, nos quisieron estafar y de esa estafa viene esta desconfianza que tenemos los taxistas para aceptar cualquier tipo de ayuda que nos quieran dar sin que nosotros seamos los que tenemos que decidir”.

Roberto Latino Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*